Miles de metros cúbicos se vierten libremente, sin reparos en el daño que ocasionan, dando cuentas de un problema que lleva muchos años sin resolverse.


La historia cuenta que desde Servicios Públicos Sociedad del Estado se pensó en una planta de tratamiento de líquidos cloacales que en pleno funcionamiento lograba tratar los barros para depositar en el océano, un líquido cuyo perjuicio para el ambiente era mínimo.


A doscientos metros de la costa estaba la planta de tratamiento, un lugar dotado con tecnología, personal y recursos para cuidar el ambiente. Pero que hoy se halla desguazada. Una infraestructura que contaba con molinos, oxigenadores, piletones y canales de concreto por donde confluían los líquidos de toda la ciudad, que estuvo pensada para que en el 2020 responda a una población de 40 mil habitantes, y se encontró con que el crecimiento demográfico elevó su población a casi el doble, haciendo que colapse, que su daño sea irreversible, y su reparación sea de un costo demasiado caro para las economías de la comuna caletense y el gobierno provincial.

Sin solución: Caleta Olivia vierte sus efluentes cloacales crudos directamente al mar


Ya inactiva, arruinada por la falta de mantenimiento, la planta se abandonó, y a su suerte quedaron los cuidados de antaño, por lo que todos los efluentes comenzaron a arrojarse sin miramientos directamente al mar, impactando fuertemente en la zona.


En tiempos donde la conciencia ecológica es una preocupación mundial, la ciudad de Caleta Olivia pareciera vivir sin esa preocupación. En medio de un ambiente tóxico, ese espacio costero sirve para la reproducción de miles de gaviotas que se alimentan de los desechos y contribuyen a un daño que cada día se torna más irreparable.


Sin frenos, sin políticas públicas adecuadas, esta problemática que lamentablemente se repite en otras ciudades costeras de la Patagonia, se profundizará hasta lograr un daño irreversible.


Continuará la espera de la concreción de proyectos de una nueva planta, quizás más alejada del ejido urbano y del puerto, para que la zona se reactive como parte de un circuito costero que se piensa pueda ser de provecho para los vecinos y vecinas de la ciudad de El Gorosito.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!