BARILOCHE (ADNSUR) -  Estefanía Quiroz tiene de 28 años, sin trabajo y sin dinero, a más de 1600 kilómetros de su domicilio en Lomas de Zamora -Buenos Aires-, recorrió a pie más de 120 kilómetros de El Bolsón hasta Bariloche en soledad. Fueron un total de 23 horas con frío, hambre, cansancio, miedo e incertidumbre. Aunque la detuvieron, finalmente el juez decidió liberarla por falta de antecedentes, informó el sitio EQS Notas.

Sin nadie que la ayudara, salió a la ruta con muy pocas pertenencias en una bolsa y mucho coraje porque no había estado en esta zona cordillerana antes. Lo único que tenía claro es que tenía que seguir por la ruta nacional 40 y con esa única indicación definió salir el viernes a las 15:30 para llegar a Bariloche el sábado a las 12:30.

Dice que las primeras horas de la caminata fueron amenas. “Escuchaba música con el celular y pensaba que tenía que volver a mi casa: nada más. No tenía comida. Una botella de agua era todo lo que había preparado para el viaje. Es que no tenía hambre, solo quería caminar para venir a Bariloche”, afirma.

La noche del viernes la sorprendió con muy poco abrigo. Solo contaba con su campera. Recuerda que hubo momentos que tuvo mucho miedo y el frío calaba los huesos. La única alternativa era seguir. En un descuido perdió su celular. “Se me cayó del bolsillo del pantalón y lo busqué a oscuras. No lo pude encontrar porque cayó en unas matas de mosqueta parece porque me pinché todas las manos”, describe.

Asimismo, sostuvo que el cansancio la venció en la madrugada del sábado. Buscó un lugar al costado de la ruta, donde pudo refugiarse y descansar un rato. Admitió que tenía miedo de que alguien la sorprendiera sola en ese lugar. Después de varios intentos, pudo conciliar el sueño. Un control policial la interceptó el sábado al mediodía. Eran policías de la comisaría 42 que le advirtieron que estaba violando el decreto nacional que prohíbe circular en la vía pública. Terminó en la unidad policial, demorada porque además no portaba su documento de identidad ya que lo había perdido por lo que transitaba con una constancia. 

Este miércoles se hizo la audiencia judicial y el Juez Sergio Pichetto definió rechazar la acusacion la dejó en libertad. Un policía le dio el contacto de una familia del barrio Nahuel Hue que no tuvo problemas y la hospedó. Esa noche cenó. Relató su historia a la familia que no podía creerlo. Estefanía que es enfermera desocupada, todavía sigue buscando la manera de llegar a casa.