El paro de la UTA a nivel nacional, que involucra a los choferes de ómnibus del transporte público de pasajeros en el interior del país, afecta en Comodoro Rivadavia y Rada Tilly alrededor de 20.000 pasajeros, según cifras estimadas en ámbitos oficiales. El reclamo salarial está atado a la posibilidad de que Nación incremente los subsidios para el sector, afectado a su vez por la baja en la venta de boletos por la pandemia. ¿Presión empresaria, o sistema de transporte público inviable y en riesgo de continuidad? Aquí, tres claves para entender qué hay atrás del conflicto.

🚌 1. El reclamo de los choferes. Al igual que sus compañeros de la Ciudad de Buenos Aires y la denominada región AMBA (Area Metropolitana de Bs.As), los trabajadores del volante reclaman una recomposición salarial de al menos un 37 por ciento.  Si bien en el centro del país las empresas han concedido el aumento y el servicio se desarrolla con normalidad, en el interior no ocurre lo mismo.

¿Cuál es la diferencia? Que Nación amplió los subsidios al transporte en aquella zona, mientras que en el interior continúan las mismas partidas, según coinciden empresarios y funcionarios locales. De ese modo, sin un reconocimiento de Nación por un mayor monto de asignaciones para asistir al sector, no habrá posibilidades de destrabar el conflicto, por lo que “se espera una resolución del Ministerio de Transporte”, según explicó un veterano dirigente sindical que participa en las mesas de discusión nacional. 

🚌 2. El subsidio de Nación en Comodoro. Desde Nación llegan a Comodoro Rivadavia alrededor de 14,2 millones de pesos por mes, que es el mismo monto que se enviaba desde mediados del año pasado. “Si no hay aumento en esa asignación, es imposible afrontar el aumento salarial –explicó un empresario local-. Nosotros no tenemos participación en lo que se discute allá, pero las cámaras empresarias están reclamando que los subsidios se distribuyan de un modo parejo, que sea equitativo con lo que se asigna a Capital y al AMBA”.

A su vez, el municipio comodorense asignó una partida de 650 millones de pesos anuales, es decir algo más de 54 millones de pesos mensuales, para solventar el transporte público de pasajeros. Y se debería contar el subsidio de Provincia, que hasta diciembre del año pasado fue de 9 millones de pesos mensuales, pero que según se indicó desde el municipio este jueves, en lo que va del año no se remitió ninguna partida para cubrir este aporte. Si se traslada el aumento de la paritaria al aporte que hace Nación, en el caso de esta ciudad el monto debería elevarse hasta cerca de 19 ó 20 millones de pesos por mes. El municipio, por su parte, no tiene posibilidad de incrementar más esa partida.

🚌 3. Menor cantidad de boletos por la pandemia. La crisis desatada el año pasado por el coronavirus, las restricciones en la circulación y los cambios de modalidad de trabajo (o pérdidas de empleo) han derivado en una fuerte caída de la venta de boletos, que es el otro componente económico para sostener el funcionamiento del sistema de transporte, además de los subsidios. De un promedio de casi dos millones de pasajes mensuales, en el último tiempo se ha reducido a alrededor de 450.000 boletos, según consignaron en ámbitos empresarios y municipales, en base a datos del sistema SUBE. 

“Nosotros manejamos un promedio de 35.000 pasajes, es decir entre 15.000 y 20.000 personas afectadas en este paro de 48 horas, sin contar lo que tiene que ver con el transporte de Rada Tilly”, precisó Adrián Rodríguez, subsecretario de Transporte del municipio, en diálogo con Periodismo de 10.

“Estamos en un cuarto o un tercio de la cantidad de boletos y pasajeros que había antes de la pandemia –añadió el funcionario- lo que también ameritó bajar la cantidad de frecuencias. Para algunas ciudades, la situación va a ser imposible de sobrellevar, porque no todas tendrán la posibilidad de dar un subsidio como el municipio de Comodoro –reconoció Rodríguez-. Puede ser una situación muy compleja para el interior del país”.