RAWSON (ADNSUR) - Ya es un dato oficializado por el mismo gobierno chubutense cuál es la oferta concreta para destrabar el inicio de clases la semana próxima: pagar una masa salarial completa a docentes y además el depósito del medio aguinaldo a estatales el próximo viernes. Para esto se trabaja contra reloj y mañana miércoles habrá un viaje del gobernador Mariano Arcioni a Buenos Aires para terminar de cerrar las condiciones con la Nación. Lo que aún no trascendió de manera tan clara y que esta agencia pudo chequear con fuentes del Ejecutivo, es que la condición expresa para que esta asistencia económica se concrete, es que los gremios docentes firmen el próximo jueves el acuerdo y se anuncie el inicio de clases. 

Dicho en otras palabras, si no hay un compromiso expreso de los maestros de levantar la retención de servicios y dar clases de manera normal desde el lunes, no va a haber plata este fin de semana, y la oferta se caerá.

Esto tiene varias lecturas: la primera, reconocen voceros de la gestión Arcioni, es que ya se aprendió del error cometido hace exactamente un año, cuando el Ministerio de Educación acordó el pago de todo el retroactivo de cláusula gatillo a los docentes, y sin embargo las clases no comenzaron porque las regionales no levantaron la medida.

La segunda lectura, es que más allá de que no haya unanimidad con la totalidad de los docentes en aceptar la oferta, si por decisión de la mayoría los gremios terminan firmando el acuerdo, cualquier paro que se lleve adelante por parte de un maestro en cualquier escuela será considerado ilegal, y dejará habilitada a la patronal a aplicar el descuento del día no trabajado. 

La jugada del gobierno a todo o nada está supeditada a las gestiones que mañana miércoles realizarán en Buenos Aires el gobernador Mariano Arcioni y el ministro de Economía, Oscar Antonena, quienes deberían esperar al jueves a la respuesta de los sindicatos, antes de firmar cualquier documento. "Lo hablado con Nación es que la plata aparece sólo si se asegura el inicio de clases", explicó un alto funcionario a ADNSUR. 

En el gobierno consideran que el acuerdo con auxiliares está mucho más avanzado y que si bien hay poco tiempo para poner todas las escuelas en condiciones, al menos de asegurarse el inicio de clases de manera virtual, y la presencialidad se irá dando de manera paulatina, hasta que se pongan en funcionamiento todos los edificios y se pueda poner en práctica el protocolo acordado con los sindicatos, otro de los títulos esperados de las últimas horas. 

Como se sabe, la prioridad pasará por los cursos terminales en primaria y secundaria, y después en cada escuela se irán acordando las condiciones para el dictado alternado del resto de los grados, que sería por etapas a lo largo de los próximos meses.

Pero el dato central pasa por el próximo jueves, dónde se conocerá la repuesta oficial de los gremios docentes, que en estas horas realizan una consulta virtual a sus afiliados. Si la respuesta es afirmativa al acuerdo, habrá depósito y comenzará el cinco lectivo. Si la respuesta es negativa, no habrá clases, pero tampoco habrá depósito de la masa salarial.