Este jueves, el gobierno de Dinamarca anunció que los barbijos dejarán de ser, desde el próximo lunes, de uso obligatorio en interiores y que sólo se exigirán para pasajeros de transporte público que vayan parados.

Esto será hasta el 11 de septiembre, ya que partir de esa fecha, nadie tendrá que ponerse un barbijo obligatoriamente en ese país.

La medida que fue anunciada junto a la eliminación de varias restricciones: como la ampliación de horarios de la hotelería y la eliminación progresiva del certificado digital que prueba que una persona ya fue vacunada, pasó la enfermedad o tiene un PCR negativo de no más de 72 horas de antigüedad.

El escandinavo es el primer país europeo que elimina la obligación de usar los barbijos en interior, algo que otros empiezan a hacer en exteriores por primera vez en más de un año.

Pero además, desde este miércoles en Bruselas ya no es necesario usar barbijos en exteriores salvo en unas pocas calles muy concurridas, principalmente las más comerciales, informó Clarín.

El cambio no afecta a interiores y tampoco por ahora al resto del país de forma generalizada, pues serán las autoridades locales las responsables de tomar la decisión.

El fin del uso del barbijo en la ‘capital’ europea llegó prácticamente sin anuncios y en estos tres primeros días poco a poco se empieza a ver cada vez más gente que no lo usa, aunque muchos parecen haber tomado la costumbre porque aún se ve a una cantidad de personas con boca y nariz cubiertas.