COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Continúa el conflicto planteado por el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) en reclamo contra plantas pesqueras de Comodoro Rivadavia, para que otorguen un incremento salarial consistente en sumas fijas de 10.000 pesos retroactivas al mes de junio, más otros 4.000 que fueron dispuestos por el gobierno nacional a principios de año. Desde el sector empresario se aduce que ese valor significaría un 43 por ciento de incremento sobre el sueldo actual, por lo que han rechazado hasta ahora ese pedido, mientras el gremio mantiene piquetes en algunas plantas de la ciudad.  

Desde el sindicato se reclama la incorporación paulatina de 10.000 pesos fijos más la suma de 4.000 que se venía pagando en los últimos meses, que comenzaría en forma no remunerativa, es decir sin aportes de cargas sociales, hasta noviembre de este año. “Esto es lo que ya han firmado las empresas de Madryn y Rawson”, afirmó Lapalma.

Por su parte, Gustavo Cañadas, integrante de la Cámara Empresaria Pesquera del Golfo San Jorge, detalló ante la consulta de ADNSUR que el incremento solicitado impactaría en un 43 por ciento de aumento sobre los salarios actuales, algo que consideró inviable en el marco de la crisis actual.

Sigue el conflicto pesquero y temen que se pierda la temporada de langostino

Por otro lado, el empresario lamentó que la conflictividad permanente afecta a la actividad portuaria local, ya que tras resolverse el reclamo de los estibadores, estalló el de trabajadores del STIA. “Vino uno de los buques comprometidos para resolver el reclamo de la estiba, pero el ‘Pedrito’ no pudo entrar porque las plantas están en conflicto. Así no se puede trabajar y ya no falta mucho para terminar la temporada del langostino, que estamos cerca de que se pierda por completo”, lamentó.

Lapalma cuestionó también que las empresas recibieron ayudas del Estado nacional, como el programa ATP para el pago de salarios, por lo que atiendan el reclamo para mejorar el ingreso de los trabajadores.

Por su parte, Cañadas cuestionó la metodología de reclamo, ya que “han rechazado la conciliación y siguieron con los piquetes. Así no se puede negociar, porque no están dadas las condiciones”, indicó.

“Los acuerdos en Puerto Madryn y Rawson se hicieron de forma extorsiva, porque fueron a las plantas a exigir que se firme sin participación de la cámara que es signataria del convenio de trabajo”, planteó.