COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Por estos días no se entona el himno ni se iza la bandera en grupo, tampoco hay reuniones y tardes de camaradería que hacen al espíritu de los Boy Scouts. Sin embargo, eso no impide a una agrupación de Comodoro Rivadavia poder ayudar a quienes más lo necesitan y cumplir con su lema: “Siempre listos”, y “al servicio de la comunidad” en el caso de los más grandes.

Desde mayo, los Rovers, adolescentes de entre 17 y 21 años, de la Agrupación Nuestra Señora de Luján trabajan en forma solidaria ayudando a un merendero del barrio Sismográfica.

El espacio es obra de Juliana Recalde (48), una vecina del sector que por la crisis que desató el aislamiento obligatorio decidió cocinarles a los vecinos y hoy ya supera las 100 viandas diarias.

Todo comenzó cuando vio que los vecinos de la zona -albañiles, pintores y cuentapropistas de otros oficios- no podían generar ingresos producto del aislamiento obligatorio. La pobreza se hacía sentir con más dureza que nunca y ella decidió ayudar cocinándole al barrio sin pensar que se iba a cruzar con la solidaridad de los scouts.

Los Rovers son los encargados de llevar adelante la campaña solidaria.
Los Rovers son los encargados de llevar adelante la campaña solidaria.

UN PROYECTO SOLIDARIO

En medio del aislamiento los más grandes de la agrupación comenzaron a trabajar en un proyecto de voluntariado y entre diferentes propuestas surgió la de ayudar al merendero con alimentos.

“La campaña surgió a mediados de mayo”, contó Pablo González (42), dirigente scout, a ADNSUR. “Empezamos a organizarlo y dijimos vamos a hacerlo bien. Nosotros trabajamos con un sistema de proyectos. Entonces los chicos hicieron los proyectos, la evaluación y al final lo analizamos. Entre todas las ideas salió la de ayudar a un merendero o una institución. Se presentaron varios proyectos y salió el de Sismográfica porque estamos ahí y ya conocíamos a la señora”, detalló este hombre que es scout desde los 12.

Así los adolescentes comenzaron a juntar donaciones, principalmente alimentos, pero también ropa que les iban donando. A veces la solidaridad llegaba desde el mismo entorno y en otras ocasiones de parte de la comunidad a través de una campaña que lanzaron en redes sociales.

Pablo cuenta que los adolescentes “ya tienen mayor margen de acción porque son mayores. Se organizan solos, nosotros solo estamos para acompañarlos. Son alrededor de 60 chicos en el grupo, pero seremos un total de 80”.

Los adolescentes se encargan principalmente de la coordinación de las donaciones. Mientras que Pablo junto a Natalia y Rosario de la logística: ir a buscar cada donación, almacenarla y llevarla al merendero.

Para que la recepción sea más fácil para aquellos que se quieren sumar Pablo puso a disposición el drugstore que tiene sobre la Ruta Nacional N° 3, frente al Liceo Militar General Roca. Quienes deseen colaboran pueden llevar sus donaciones al local.

Hace una semana en el merendero cocinaron más de 150 viandas de pollo al disco gracias a la solidaridad de los Scouts
Hace una semana en el merendero cocinaron más de 150 viandas de pollo al disco gracias a la solidaridad de los Scouts

UNA SONRISA EN SU DÍA

Previo a la llegada del Día del Niño, una fecha que seguramente nos encontrará en aislamiento, el objetivo es juntar alimentos, pero también juguetes, y así regalarles una sonrisa a los chicos.

“Sobre todo lo que estamos pidiendo es alimento porque se consumen rápido, pero ampliamos un poquito la campaña y empezamos a buscar juguetes para regalarle en el Día del niño. Queremos ir juntando paquetes y personalizarlos: buscar un juguete que vaya con la edad y el sexo del niño, ponerle el nombre y cuando vayan a retirar su merienda ese día tengan su regalito”, explicó.

El objetivo son 70 regalos, un número que Pablo cree que van a poder lograr. “Estoy seguro que vamos a juntar 70 regalos, no creo que sea tan complicado. Yo tengo varios que han dejado mis hijos y están en buenas condiciones. Pero la gente igual es muy generosa, y eso está bueno porque Juliana también lo es. Ella tiene un espacio chiquito, muy precario, pero suficiente para ayudar a los vecinos en este contexto”, valoró.

La propuesta está abierta. Quienes quieran colaborar pueden comunicarse a los teléfonos 2974934265 (Rosario), 2974267304 (Pablo) y 2976241783 (Natalia).

Siempre listos: el trabajo de los Boy Scouts de Comodoro para recibir donaciones por el próximo Día del Niño