WhatsApp cuenta con una política de tolerancia cero frente a las apps de terceros -particularmente aquellas no diseñadas por Facebook- que modifican su funcionamiento original y ponen al usuario en riesgo de perder su cuenta. 

Así lo hace saber el propio servicio de mensajería en un comunicado en su página web asegurando que, en una primera fase, las cuentas serán sometidas a una suspensión temporal y que, en caso de que los usuarios persistan, su cuenta "podría ser suspendida permanentemente".

"Si recibiste un mensaje dentro de la aplicación notificando que tu cuenta se encuentra 'suspendida temporalmente' significa que probablemente estás usando una versión de WhatsApp no autorizada en lugar de la aplicación oficial de WhatsApp", advierten desde la app en el apartado Centro de Ayuda. 

Y completan: "Si después de que tu cuenta haya sido suspendida temporalmente no empezás a usar la versión oficial de WhatsApp, tu cuenta podría ser suspendida permanentemente".

Las apps prohibidas por WhatsApp

En especial, el mensajero le apunta a dos aplicaciones: WhatsApp Plus y GB WhatsApp, similares en sus características, puesto que proporcionan un mayor grado de personalización a la experiencia de WhatsApp así como herramientas para conseguir que acciones como exportar los chats resulte más sencillo.

En WhatsApp aseguran que estas aplicaciones infringen sus términos y condiciones de uso, además de sostener que no son seguras.

Justamente, la sanción obedece a cuestiones de seguridad. El no tomar medidas implicaría que estas apps podrían representar un potencial peligro para los usuarios poco experimentados.

"Estas aplicaciones no oficiales son desarrolladas por terceros y violan nuestras Condiciones del servicio. WhatsApp no avala el uso de estas aplicaciones de terceros debido a que no es posible validar sus prácticas de seguridad", sostienen.

Sin embargo, esta decisión contrasta enormemente con Telegram. Sus aplicaciones están basadas en código abierto, y la desarrolladora permite la creación de aplicaciones alternativas que usen su código y que tengan alteraciones en su funcionamiento. Sólo en Android pueden encontrarse con bastantes variantes del cliente oficial, en principio, admitidas por su rival ruso.

La seguridad de las apps de terceros

Los especialistas en seguridad informática, como los de la compañía ESET, tampoco recomiendan descargar esta aplicación por fuera de las tiendas oficiales Google Play y App Store, ya que al no tratarse de un sitio de confianza es muy probable que tenga oculto algún tipo de malware (virus informático).

También hay que verificar los permisos que solicita la aplicación no sean excesivos para no compartir más información que la que sea necesaria. Y eso no es todo: una solución de seguridad (antivirus) resulta clave para detectar amenazas ocultas en aplicaciones aparentemente inofensivas.