BUENOS AIRES (ADNSUR) -  El lunes 11 de marzo del 2019 Sergio Denis ofreció un show en Tucumán, al día siguiente tenía programado un recital en Rosario y para el otro fin de semana estaban previstos dos eventos privados. En el teatro Mercedes Sosa de Tucumán comenzó a cantar “Te llamo para despedirme”, pero en un momento un movimiento desafortunado o un mal cálculo hizo que se precipitara en el foso de la orquesta del teatro. Cayó desde una altura de casi tres metros.

A un año del accidente, Sergio Denis sigue en coma. La clínica a la que fue traslado Denis se encuentra en el barrio porteño de Nuñez y es en la que Gustavo Cerati estuvo internado más de tres años y medio, tras sufrir un ACV.

El hermano del cantante, Carlos Hoffman, aseguró que "lamentablemente no hay ningún cambio". "Sigue exactamente igual. No tiene conexión con mundo real", detalló Hoffman. Asimismo, precisó que: "Físicamente está bien pero el cerebro no está conectado con nosotros".

Desde su caída en Tucumán, Sergio Denis está permanentemente acompañado por un círculo afectivo cercano y pequeño. Sus hijos, su ex mujer Mirta, su hermano Carlos y Nora, amiga de la familia, se turnan para estar a su lado en la clínica.

Según señaló Infobae, el cantante sigue en un estado de coma, pero abre los ojos, escucha radio y música. Su entorno familiar le acerca distintas motivaciones para acelerar su recuperación. Si es consciente de aquello que desde el exterior le transmiten, es un misterio. Pero se han notado avances.