La Justicia de México condenó en las últimas horas a 9 meses de prisión a Uriel Nuñez, un joven acusado de robarse un pedazo de sandía de un local comercial cercano a su hogar.

En base a los reportes el hombre, de 24 años, se encontraba en estado de ebriedad al momento de pedir a la vendedora que le regalara una manzana. Ante la respuesta negativa la mujer vio que Nuñez tenía un machete en su mano, y salió corriendo en busca de ayuda.

Sin embargo, lejos de querer atacarla, el joven se dirigió hacia el sector de sandías y aprovechando su machete cortó un pedazo para comer.

Ante el regreso de la comerciante, ella, la policía y un grupo de vecinos detuvieron a Uriel cuando todavía se encontraba en el lugar.

De acuerdo al Ministerio Público de México, el joven utilizó el arma de firma intimidante, y la mujer aseguró que le había pedido dinero, por lo que se lo acusó de tentativa de robo con violencia.