BUENOS AIRES (ADNSUR) - El lunes por la tarde, alrededor de las 15 horas, un tanque que almacenaba 500 mil litros de sangre animal se derrumbó y regó las calles del distrito bonaerense de Morón. El contenido se derramó, favorecido por la inclinación de la vía, y se impregnó en las veredas y en los autos estacionados.

Los vecinos escucharon una fuerte explosión y a los pocos minutos notaron cómo empezaba a esparcirse un líquido de consistencia espesa por la calle Pola en dirección hacia la avenida Hipólito Yrigoyen. Un video, aparentemente filmado desde una ventana del interior del negocio, muestra la imagen de la calle teñida de rojo: la escenografía enseña un lugar nauseabundo, repulsivo. Lo asqueroso del lugar se completaba con un fuerte olor pestilente. 

Los vecinos vienen denunciando desde hace varios años la contaminación ambiental en el sector. “Mugre, olores, ratas que parecen gatos, tránsito pesado todo el año, ruidos molestos de camiones y arreos de las vacas. ¡Basta!”, publicó Marisa Camejo, una vecina que vive en Sucre al 1100, a metros del frigorífico.

“Fue un mar de sangre, algo realmente asqueroso. Vinieron enseguida los bomberos y los de la Municipalidad que están a la vuelta. Limpiaron ellos y algunos empleados de la ganadera, pero ninguno de los responsables dio la cara. Estuvieron toda la tarde hasta la nochecita para limpiar. El tema son las alcantarillas, ahí quedó sangre acumulada”, relató la mujer a Infobae.

Se reventó el tanque de un frigorífico y derramó 500 mil litros de sangre en la calle

El derrumbe de un tanque colmado de sangre animal desató un auténtico caos ambiental en la zona. En las inmediaciones del frigorífico hay instalaciones de bomberos y defensa civil: su personal acudió rápidamente para dispersar el desastre. Agentes de tránsito cortaron las calles anegadas y también asistieron funcionarios de Inspección General. El medio Primer Plano Online acudió al lugar y filmó en el interior del establecimiento, concretamente en el patio, al lado del tanque caído, el cuerpo de un toro muerto.

“Desde hace años que hacemos denuncias, pero no se clausura. Hasta en La Plata presentamos denuncias. Esta semana vamos a volver a ir a la municipalidad con todas las fotos y los videos”, informó la vecina.

El frigorífico recibió, años atrás, a un colectivo de militantes veganos que buscaban entorpecer las tareas y visibilizar su causa. El establecimiento está rodeado por el Cementerio Municipal, un crematorio privado, el estadio Nuevo Francisco Urbano del Club Deportivo Morón y se ubica a dos cuadras de la periferia de la Base Aérea de Morón. En el medio, un barrio residencial que denuncia que su actividad perjudica su calidad de vida.