CAPITAL FEDERAL - Las autoridades sanitarias proyectan que el pico del coronavirus podría producirse recién julio, aunque alertan sobre los efectos que podría tener la llegada de las bajas temperaturas. Aseguran que -por el momento- “hay un margen enorme” en el sistema sanitario para atender a los pacientes con mayor riesgo de vida.

“Hasta el mes de julio se posterga una posible situación de mayor presión sobre el sistema de salud, pero la verdad que no sabemos, tampoco conocemos, qué efecto real puede tener el frío”, expresó el secretario de Calidad en Salud del Ministerio de Salud de la Nación, Arnaldo Medina, en declaraciones a radio El Destape.

El funcionario nacional aclaró que la estimación sobre el pico de coronavirus en Argentina es una “especulación” porque aún se desconoce cómo impactará la llegada de las bajas temperaturas en la circulación del virus.

Medina destacó que mientras se trabajó para desacelerar la marcha del coronavirus con el aislamiento social que decretó el presidente Alberto Fernández el pasado 20 de marzo, también se logró reforzar la capacidad del sistema de salud. 

Al respecto, recordó que cuando la pandemia llegó al país (el 3 de marzo se identificó el primer caso) había un total de 8400 camas de terapia intensiva. “Hoy ya superamos largamente las 10.000 y vamos a llegar a 12.500 ó 13.000”, destacó. 

“Hoy están ocupadas por la cantidad de pacientes críticos por esta enfermedad, aproximadamente 140 camas. Hay una baja ocupación, porque se ha suspendido la actividad programada. Tenemos un margen enorme. Estamos bien en cuanto a disponibilidad de infraestructura sanitaria”, remarcó. 

Por otra parte, el funcionario negó que se esté analizando avanzar hacia esquema de "inmunidad por rebaño", como los que implementó Gran Bretaña. 

“La verdad que lo que ha generado esta estrategia es un gran número de muertos en el Reino Unido, incluso es uno de los países con mayor proporción de muertos tiene en Europa en este momento, se le descontroló la situación”, advirtió. 

Seguido, remarcó: “Es muy peligroso, la verdad que son experimentos sociales que no se deben hacer, no se debe jugar con esto”.

Fuente: La Voz