ROSARIO (ADNSUR) - Una mujer que tenía que rendir su última materia para recibirse de profesora de Ciencias Políticas en su pueblo se quedó sin señal de internet tras un corte de luz, pero se las arregló para poder hacer su examen. 

La protagonista de la historia es Aldana Fedorischak, de 23 años, quien tras la odisea resaltó: "No me importa si fue al lado de la ruta, si era al lado del monte o qué. Yo quería cumplir con mi meta, y lo logré. Pude recibirme", relató en Twitter.

Aldy Fedorischak

La joven no lo dudó: cuando se quedó sin luz se subió al auto junto a su padrastro y un amigo para ir hacia la ruta a buscar señal de internet. Un costado de la ruta 3, en la localidad de Olegario Víctor Andrade, fue el escenario en el que Aldana pudo recibirse.

En diálogo con El Territorio, contó que tras conocerse su historia recibió muchos mensajes de cariño y de aliento. 

“Yo estaba tranquila igual porque creo que las cosas pasan por algo, si tienen que ser, serán, y si no pasan es por algo. Me decía que si es la voluntad de Dios que rinda ese día mi última materia, así va a ser”, resumió la joven. 

“Mi tranquilidad venía de arriba, porque se me cortó la luz, después se fue la señal y no quedé loca, hasta yo me sorprendí. Nunca me hubiera imaginado rendir al lado de la ruta; pasaban los autos, hasta pasó un señor que le saludó a los gritos a mi padrastro. Creo que para Dios nada es imposible y tenía que cumplir ese día con mi gran meta”, resumió Aldana.

La joven, que pensaba ponerse zapatos para rendir su última materia, debido a que era un día muy importante en su vida, terminó dando el examen en ojotas. “Cuando llegamos a casa me estaban todos esperando y ya habían vuelto la señal y la luz”, reconoció, entre risas, según detalló Rosario 3. 



“El 11 de septiembre de 2016 mi tía me llevó a Posadas y yo iba en busca también de un futuro. Me dijo que yo iba a ser una hija más, que no me iba a faltar nada y que iba a poder estudiar”, recordó emocionada. Y agregó: “Siempre estuve guiada por los conejos de mi tía. Ella me decía que no importan los obstáculos que se te presenten en el camino, que no baje los brazos, que siga para adelante. Siempre me transmitía su alegría para que me vaya bien”, recordó.

Y resumió: “En 2019, cuando empezaba tercer año, el 8 de abril, ella fallece producto del cáncer con el que venía luchando hace unos años. Fue algo muy duro que hasta ahora duele, pero me hago fuerte a través de sus consejos”.