CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Un hombre de nacionalidad británica estuvo a punto de morir por culpa de un pochoclo que se quedó atrapado entre sus dientes. Adam Martin sufrió una infección tan grave que debió ser operado de urgencia a corazón abierto.

El hombre de 41 años usó escarbadientes, tapas de lapiceras, la punta de un alambre y hasta un clavo para intentar retirar los restos del pochoclo de sus encías. Esto provocó una irritación fuerte, pero Martin no le dio importancia.

Una semana después aparecieron varios síntomas de infección como fatiga y dolores de cabeza. Entonces visitó a un doctor que le prescribió medicaciones y lo envió a casa.

Pese a los esfuerzos del cuerpo médico, el tratamiento no funcionó y durante otra visita al hospital, los especialistas descubrieron que había contraído una enfermedad llamada endocarditis, una inflamación del revestimiento interno de las cámaras y válvulas cardíacas. Se produce cuando bacterias ingresan al torrente sanguíneo y se extienden al corazón.

Adam Martin sufrió una infección tan grave que debió ser operado de urgencia a corazón abierto.

Eric G. Jackson, DDS, MAGD on Twitter

La infección le dañó gravemente las válvulas del corazón, y Martin tuvo que ser operado durante siete horas. "Mi corazón ya no funcionaba correctamente. Básicamente, fue destrozado. La infección había comido las válvulas", contó el hombre al portal Cornwall Live.