BUENOS AIRES (ADNSUR) - Un abuelo de 73 años y su esposa sufrieron un violento robo en su casa de Sarandí, en la zona sur del Gran Buenos Aires. Los delincuentes se hicieron pasar por médicos,  los maniataron, los golpearon y amenazaron con armas de fuego.

Según relató la víctima, abrió la puerta porque las personas que le tocaron el timbre se presentaron como personal de salud que venía a revisarlo por su diagnóstico de COVID positivo.  “Me dijeron que me iban a hacer el control y una vez que estaban adentro, me desvalijaron la casa”, lamentó.

En la puerta de su casa quedaron otras dos personas: una mujer que se quedó parada en la vereda y otro hombre que nunca se bajó del auto. Sabían que tenía COVID, conocían su nombre y que había habido un reciente “movimiento de dinero”. 

Se presentaron vestidos con ambo para “revisarlo” y esto no les extrañó a las víctimas, ya que no era la primera vez que sucedía. Según contó la esposa de José, ya había venido una ambulancia a controlarlo. “Estaba todo armado, porque no pueden venir exactamente acá, sabiendo que él estaba enfermo”, dijo.

Contó que “entraron, me dijeron que me acueste en la cama, que me iban a revisar, y ahí uno me dijo: ‘Quedate quietito porque tenés un revólver en la cintura’”, recordó el hombre asaltado y contó que reaccionó diciéndoles “que se llevaran todo”.

Según indicó TN, les robaron electrodomésticos, dinero en efectivo y joyas. “Se llevaron todo, me rompieron el placard, hicieron un desastre”, reconoció José, quien estima que los delincuentes estuvieron más de 20 minutos en su domicilio.

Una vez que tuvieron el botín, los ladrones salieron de la casa y se subieron al auto que los esperaba en la puerta y huyeron.