El hombre es Shane Goldsby, tiene 26 años, es de Washington, Estados Unidos y confesó su culpabilidad ante el homicidio de Robert Munger, de 70 años  a quien mató a golpes el pasado junio de 2020.

Según las fuentes judiciales, Goldsby fue a parar a la misma celda que Munger, quien cumplía una sentencia a 43 años de prisión por múltiples cargos de abuso sexual y pornografía infantil.

El joven admitió haber matado a Munger después de descubrir que su hermana, que aún es menor de edad, era una de sus víctimas.

"Insistía en que quería darme detalles sobre lo que había pasado, qué había hecho, sobre las fotos y los videos de él haciendo esas cosas. Se estaba acumulando", declaró Goldsby, quien aseguró que pidió el cambio de celda pero se lo negaron.

"Me avergüenzo de mis acciones, me pusieron en una situación que no desearía a nadie", declaró previo a la sentencia que lo llevará a pasar 298 meses o casi 25 años en cárcel.

Según informó Telefe Noticia, la reacción violenta de Goldsby se despertó después de escuchar a Munger alardear de sus crímenes, y mientras estaba en un área común de la prisión, se acercó por detrás y lo atacó, tirándolo al suelo, antes de golpearlo y patearlo.

Desde el Departamento de Correcciones de Washington aseguraron que, al asignar celdas, no pudo encontrar la conexión entre los dos y por eso terminaron confinados en el mismo lugar.