CAPITAL FEDERAL - El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) informó este martes por la tarde que el retroceso fue de 19,1% en el segundo trimestre de este año, el mayor derrumbe de toda su historia,  propiciado por las consecuencias de una extensa y rígida cuarentena -para contener a la pandemia del coronavirus- y la acumulación de años de recesión e inestabilidad,

La economía argentina cayó en los últimos meses perforando el piso que se registró  tras la crisis de 2001, que se verificó estadísticamente un año después, en el segundo trimestre de 2002, con una baja que llegó al pico de 16,3%. La retracción fue también superior al peor momento de la crisis financiera internacional de 2009, que marcó descensos de hasta 11,3%, o a los tiempos de cimbronazos cambiarios en el macrismo, que tuvo caídas de hasta 6,2%.

INDEC Argentina on Twitter

El PBI del segundo trimestre fue de $606.993 millones. Todos los indicadores de la oferta y demanda globales que lo componen, y todos los sectores reflejaron números en rojo, apunta La NAción.

La mayor caída fue para la inversión, que se hundió 38,4% interanual (levemente por debajo de la que hubo en 2002). Las importaciones cayeron 30,1%; las exportaciones, un 11,7%; el consumo privado cayó 22,3% (la mayor en la historia) y el consumo público, 10,1%.

Si bien la caída afectó a todos los sectores, la mayor retracción se observó en Hoteles y restaurantes, que registró una baja de 73,4%. La construcción tuvo un descenso de 52,1%; la industria, de 20,8% y el comercio mayorista y minorista, y reparaciones, de 16,9%.

Según recuerda La Nación, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), un anticipo del PBI, mostraba para abril -el mes en el que el Gobierno impulsó la cuarentena para casi todas las actividades- que la economía se había desplomado un inusitado 26,4%, un número sin precedentes en la historia del país.