BUENOS AIRES - En la reunión de los ministros de Educación que se llevó a cabo este martes, y duró tres horas y media, no hubo ninguna nueva decisión concreta con respecto a una posible revinculación de los estudiantes con sus escuelas. Fuentes oficiales dicen que la principal traba vino por parte de algunas provincias que tienen realidades epidemiológicas más complicadas y no están seguras con la idea de ir abriendo ahora las escuelas. 

Los ministros de Educación llegaban a la reunión, que se hizo en forma virtual, con la idea de escuchar cómo serán los “indicadores epidemiológicos objetivos” que permitan ir habilitando las clases, en forma progresiva, en las ciudades de más de 500 mil habitantes. Una suerte de “semáforo epidemiológico”, que diga en qué momentos esas ciudades tienen alto, medio o bajo riesgo de abrir las aulas.

Esos indicadores tenían que haber sido presentados por el ministro de Salud nacional Ginés González García quien, ante la disparidad de criterios, prefirió postergar una definición final para una nueva reunión que se hará este miércoles, a las 15, con los equipos de salud de cada provincia.

De todos modos, se avanzó en definiciones acerca de cómo sería ese indicador. Estaría compuesto por tres ítems: niveles de transmisión del virus; la razón de los casos nuevos de las últimas dos semanas con respecto a las dos semanas anteriores; y el porcentaje de camas de terapia intensiva ocupadas en cada uno de los distritos.

De la combinación de la realidad de cada provincia en esos tres ítems debiera surgir un resultado expresado bajo la forma de bajo, medio y alto riesgo para la vuelta a clases.

Según dijo el ministro de Educación Nicolás Trotta a Clarín, la idea es que aquellas provincias que tengan bajo riesgo puedan volver a clases presenciales, en forma escalonada; aquella que tengan bajo o medio nivel de riesgo puedan iniciar un proceso de revinculación de los estudiantes que más lo necesitan; y aquellas que tengan riesgo alto, obviamente, no puedan iniciar ninguno de los dos caminos.

Una vez que tengan los indicadores ya establecidos, la idea de las autoridades educativas es modificar el actual protocolo para el reinicio de la clases, que ahora establece que sólo pueden volver aquellas localidades que tengan "baja o nula circulación del virus".

Como el martes no hubo acuerdo, esta decisión quedó postergada para el jueves, cuando habrá una nueva reunión del Consejo Federal de Educación. 

A pesar de que había una fuerte expectativa en torno a la reunión de los ministros de este martes, todo terminó siendo, así, una larga exposición del ministro González García con respecto a la situación epidemiológica del país, a la que se sumó la descripción de la situación en cada una de las provincias.