BUENOS AIRES (ADNSUR) -  Para Graciela Sosa y Silvino Báez, los padres de Fernando, hoy no es un día más. Hoy se cumple un año de que su único hijo fuera asesinado afuera de un boliche en Villa Gesell cuando disfrutaba de unos días de verano.  Lo mataron a golpes y a patadas entre varios.

A un año de su aberrante crimen que conmocionó a todo el país, aún no hay fecha para el inicio del juicio contra los ocho rugbiers acusados por el homicidio.  

Los integrantes del grupo "Justicia por Fernando", que realizarán un acto a las 19 en la puerta del boliche "Le Brique". Luego, a las 20, se llevará a cabo una misa presidida por monseñor Gabriel Mestre en la parroquia Inmaculada Concepción, en avenida Buenos Aires y Paseo 101.

 

Fernando junto a sus padres. Foto: google
Fernando junto a sus padres. Foto: google

 

El crimen de Fernando, de 18 años, ocurrió la madrugada del 18 de enero pasado, cuando fue atacado a patadas y trompadas por un grupo de rugbiers a la salida del boliche "Le Brique", en pleno centro de Villa Gesell. Horas después del hecho, fueron detenidos diez rugbiers oriundos de la ciudad bonaerense de Zárate en una casa a pocas cuadras del boliche en el que fue asesinado el joven

Los  imputados por el delito de "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas" son Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21)

Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19) fueron sobreseidos por entender que no participaron del ataque, aunque la querella solicitó que éste último sea también enviado a juicio, que aún no tiene fecha de inicio, según publica Telám.