Una mujer estadounidense se llevó en las últimas horas una indignante sorpresa, luego de enterarse de que su ginecólogo, con el cual se atendía hace 9 años, era su padre biológico.

Morgan Hellquist, quien fue concebida por inseminación artificial y nació en septiembre de 1985 sin conocer a su padre biológico, sabía que el médico Morris Wortman había facilitado la fecundación de su madre, pero ambas creían que se había usado esperma de un estudiante de medicina.

Según relató, durante el mes de abril, en una de sus sesiones, Wortman le pidió que se quitara la mascarilla "porque se veía mejor sin ella", e invitó a su esposa a su consultorio para conocer a su paciente y ver el parecido físico entre ambos.

“Eres realmente una buena chica, una buena chica”, le dijo el médico según consta en la demanda realizada por Hellquist.

A partir de allí las sospechas de la mujer se incrementaron, y fueron verificadas tras una prueba de ADN realizada poco después.

"Estaba en estado de shock e incredulidad de que él continuara como su ginecólogo si era su hija biológica”, asegura la demanda en la cual se menciona que el ginecólogo podría ser además padre biológico de otras 6 personas.

Según la denuncia, que acusa a Wortman de negligencia médica, falta de consentimiento informado, agresión, fraude, negligencia e imposición de angustia emocional, en 1985 el hombre embarazó a la madre de Hellquist, Jo Ann Levey, con su propio esperma pese a afirmar que la muestra correspondía a otra persona.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!