SANTA ROSA (ADNSUR) - Este domingo, pasadas las 13, el cielo comenzó a nublarse en la capital pampeana, adelantando las precipitaciones y la caída de piedra que se vendría en varias zonas de Santa Rosa y de Toay.

Según el Servicio Metereológico Nacional, cayeron 67 milimetros en una hora. La acumulación de piedra y agua habría sido el desencadenante del colapso de los sistemas pluviales y cloacales.

La zona más afectada fue en el norte de Santa Rosa. Allí, y a partir de fotos y videos enviados a esta redacción por vecinos, se pudo ver numerosas calles anegadas y autos arrastrados por la corriente generada por el agua. 

El agua caída y el granizo acumulado provocaron un colapso del sistema pluvial y cloacal. En varios lugares de esta capital se pudo percibir el olor del desborde cloacal, el cual en algunos barrios es insoportable.

Fuente: El Diario de La Pampa