RÍO GALLEGOS -  Luego de que el presidente Alberto Fernández extendiera la cuarentena hasta el 7 de junio, el Gobierno de Santa Cruz adhirió a las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio, entendiendo que “siguen revistiendo un rol de vital importancia para hacer frente a la epidemia y para mitigar el impacto sanitario de COVID-19”, marcaron.

Santa Cruz ingresa este martes a una nueva fase de la cuarentena, diferente a la que se vive en la capital del país o Buenos Aires, donde las restricciones son mayores como consecuencia de la fuerte circulación del virus.  En este sentido, la provincia logró la semana pasada llegar a cero casos positivos, ya que los cuarenta y nueve registrados fueron negativizados, sin que se dieran fallecimientos como consecuencia del COVID-19.

Tal como destaca La Opinión Austral, la flexibilización de la cuarentena vuelve a darse de forma homogénea en las localidades, es decir que todas aplican para la reapertura de nuevas actividades, entre ellas la de restaurantes y bares, que deberán seguir estrictos protocolos, como por ejemplo tener dos personas por mesa, barras cerradas y habilitación para retirar la comida.

Santa Cruz ingresa a una nueva fase de la cuarentena con la reapertura de restaurantes y bares

Además, el pedido de muchos intendentes fue escuchado, en cuanto a lograr mayor rango horario en la atención al público de los comercios, como así también que se habilitan los deportes individuales al aire libre. En este punto, hay que recordar que Santa Cruz ya cuenta con permisos para salidas recreativas de una hora por día, pensando sobre todo en la población de niñas, niños y adolescentes.

NO RETROCEDER

En su mensaje de ayer lunes, el ministro de Salud y Ambiente, Juan Carlos Nadalichhizo hincapié en la continuidad de las medidas preventivas y de aislamiento social y obligatorio, y pidió “estar atentos y actuar cuidando al otro”, y agradecer al personal como “choferes que están transitando las rutas, Protección Civil, el área de los equipos de Salud, de Seguridad y cada uno de nosotros también”.

Asimismo, dijo que “con el regreso de numerosas personas del exterior de Santa Cruz, reforcemos esas conductas y no tengamos contacto con esas personas, guardemos el tiempo de los abrazos, los besos”, y subrayó que todavía no están permitidas las reuniones familiares porque “no es momento para esa situación”.

Por otra parte, el ministro dijo que retroceder significaría “un esfuerzo para toda la comunidad”, pero que la aparición de nuevos casos no es algo que pueda descartarse, ya que “mientras que los podamos controlar respecto al aislamiento, no implica tener que retroceder”