RÍO GALLEGOS - Desde el pasado sábado 4 de julio hasta este domingo 12, se registraron un total de 10 casos nuevos de coronavirus en Santa Cruz, luego de estar poco más de un mes sin presentar contagios.

El último en confirmarse fue el caso de una mujer de Caleta Olivia, quien se contagió tras mantener contacto estrecho con un contagiado de Comodoro y que regresó a la localidad santacruceña en automóvil el día sábado 11. Se mantuvo en aislamiento completo, y al presentar síntomas se le realizó el test PCR, que finalmente dio positivo.

Cinco casos anteriores se registraron en El Calafate el jueves 9 de julio, correspondientes a cuatro integrantes de una familia que había retornado a la villa turística y, de igual manera, estaban cumpliendo con la cuarentena estricta.

El quinto caso se trata de un hombre que regresó desde Rosario, asintomático y que ya está en la fase final de contagio. Es trabajador del rubro de seguridad y se encontraba en aislamiento preventivo en el hotel que el Municipio dispone para estos casos.

Los cuatro contagios restantes fueron detectados en Río Gallegos el 4 de julio, tratándose de trabajadores de la empresa Movistar que arribaron a la ciudad para reparar una antena situada en el predio de Gendarmería Nacional.

Ninguno de ellos cumplió los 14 días de aislamiento protocolar, y afortunadamente hasta el día de la fecha no se registraron más casos a raíz de éstos. Uno de ellos se encuentra internado en Terapia Intensiva en el Hospital Regional.

El Gobierno de Santa Cruz descartó la vuelta atrás hacia la fase 1 de la cuarentena, manteniéndose el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio al no haber contagio comunitario en el territorio santacruceño. Todos los contagios en la provincia fueron importados, por lo que el virus no circula en la población.

Tal como destacó La Opinión Austral, la responsabilidad social ante esta situación será clave para no lamentar un nuevo brote de COVID-19 en la comunidad

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!