CALETA OLIVIA - Decenas de trabajadores que en el curso de los últimos meses perdieron sus puestos laborales en la industria petrolera no sólo retomaron ayer la metodología de cortes de accesos a yacimientos de la zona norte de Santa Cruz sino que también incrementaron a seis la cantidad de piquetes que bloquean cinco rutas, impidiendo solamente la circulación de vehículos de operadoras y empresas de servicio.

Vale recordar que la medida de fuerza se había iniciado el 21 de febrero en Caleta Olivia y Cañadón Seco para luego replicarse en Pico Truncado, hasta que el viernes de la semana pasada los manifestantes apostados en la ruta provincial 12, en cercanías de la ciudad de El Gorosito, acataron la intimación de un juez de Instrucción y levantaron ese piquete.

Esto motivó que otros grupos también depusieran su actitud, incluyendo al que estaba instalado en la ruta nacional N° 3, ya que debido a la medida judicial de competencia provincial, su accionar dejó de tener efecto.

DESAFÍAN A LA JUSTICIA Y AL GREMIO

A partir de ayer, los manifestantes que dicen representar a unos 800 despedidos y están en franca disidencia con la conducción del gremio que lidera Claudio Vidal, no sólo resolvieron desafiar a esa entidad sino también a la Justicia, ya que ampliaron su radio de protesta. En efecto, además de los dos piquetes que se volvieron a instalar en Caleta Olivia en las rutas 3 y 12, hay otros dos en el ingreso a Pico Truncado (ruta 12) y a la salida oeste de esa ciudad (ruta provincial 43).

A ellos se suman otros dos en inmediaciones de Las Heras, precisamente en las rutas provinciales 16 y 18 (de ripio) que llevan a varios yacimientos, entre ellos Los Peraltes. La Policía y Gendarmería sólo se limitaron a realizar actas de constatación para poner en conocimiento formal de la situación a los organismos de la Justicia Provincial y Federal, pero hasta avanzada la tarde de la víspera los manifestantes no habían recibido ninguna otra notificación. Sus voceros señalaron que estaban indignados con el secretario general del gremio, porque en recientes declaraciones de prensa el mismo los habría tratado de “vagos”.

En tanto, se presume que las operadoras de yacimiento ya habrían realizado nuevas presentaciones legales, dado que la continuidad de los piquetes les genera serias pérdidas al resentirse las actividades logísticas y de producción.

Fuente: La Opinión Austral