BRASIL (ADNSUR) - Cibele, una médica de 38 años, estaba embarazada de 8 meses cuando contrajo coronavirus. Sufrió un paro cardiaco y sus colegas lograron salvar al bebé, pero ella murió.

Cibele Bento Rodrígues , médica brasilera,  comenzó con síntomas compatibles con el coronavirus el fin de semana, tras lo cual comenzó a sentirse mal con un cuadro de tos.

Sin embargo, lejos de mejorar su cuadro comenzó a desmejorar y debió ser hospitalizada en Mato Grosso. Su salud empeoró rápidamente y tuvieron que intubarla, procedimiento durante el cual la médica sufrió un paro cardíaco. 

Los médicos la colocaron en coma inducido y decidieron hacerle una cesárea de emergencia para salvar al bebé. Horas después, la médica que trabajaba  en el área de la biomedicina en Ribeirãozinho, una población cercana a Barra do Garças, falleció.

"El embarazo pone a la paciente en un estado de inmunosupresión, por lo que es más susceptible a infecciones y complicaciones por infecciones", explicó la ginecóloga obstetra Bruna Fagundes Teixeira a G1, quien señaló que "ambas son complicaciones clínicas, que pueden ser necesarias para las hospitalizaciones, y también complicaciones obstétricas".