Tus piernas pueden tocarse en toda su extensión o aparentar estar peleadas y alejadas entre ellas. Este contacto puede estar relacionado con el modo en que te relacionás con tu pareja.

Si tus piernas se tocan en toda su extensión

¿Que tus extremidades inferiores están demasiado juntas? Si este es tu caso, ello significa que sos una persona tímida en lo que a relaciones íntimas se refiere.

Seguramente seas una de esas personas que aguarda a que otros den el primer paso, ya que no te gusta tomar la iniciativa y preferís que te presenten las opciones directamente.

Si tus piernas solo se juntan en los tobillos

El segundo caso antropomórfico de las piernas habla sobre aquellas donde sólo se rozan los tobillos. A diferencia de las personas tipo A, en este caso, te apasiona el riesgo y la aventura. La creatividad no solo la aplicas en el trabajo, sino en el colchón, por lo que la persona que esté a tu lado debe saber que tu preferencia siempre será la de innovar.

La gente con esta separación de piernas suele tener un lugar destinado a guardar sus juguetes, los cuales se pueden utilizar en compañía, pero también en soledad.

Si tus piernas solo se tocan en la entrepierna

Cuando la extensión de los muslos está en contacto, pero el resto de las piernas no se tocan estamos en presencia de una persona completamente romántica. Sin embargo, el romanticismo no implica que seas inactiva. Tal como un felino, podés mostrar toda la dulzura y darles paso a las garras en tan sólo segundos.

Si tus piernas no se tocan en ningún punto

Es la forma menos común, donde las piernas parecen estar en forma ovalada. Si entrás en esta categoría quiere decir que te decantas por lo tradicional. La persona que esté a tu lado no debe querer experimentar ni hacer cosas extrañas a la hora de amarte, aunque siempre puedes hacer excepciones para demostrar tu amor en caso que se presente una oportunidad para recordar.