ROSARIO (ADNSUR) -  Además de Estados Unidos, el uso de círculos de distanciamiento social en sus parques y plazas también se extendió a varios países europeos. En nuestro país, una concejala del Frente Progresista Cívico y Social impulsó su implementación en Rosario y el proyecto fue aprobado este viernes pasado el mediodía.

“Es una propuesta basada en la necesidad de repensar el uso del espacio público”, mencionó la concejala Mónica Ferrero, que integra ese espacio político. Rosario atraviesa actualmente la fase 5 del aislamiento social, que se presupone una movilidad de la población mayor al 75 por ciento.

“La medida consiste en la demarcación del suelo con círculos que ordenen y organicen el espacio verde atendiendo al distanciamiento para minimizar la posibilidad de contagio”, explicó Ferrero a Radio Mitre Rosario.

Dentro de cada espacio está permitido todo aquello que se quiera siempre y cuando no implique entrar en contacto con los ocupantes de otros círculos (no se puede, por ejemplo, pasarse una pelota de uno a otro círculo), pero se puede tomar el sol, leer, hacer estiramientos, malabares o charlar con los vecinos de los otros círculos. Así lo detalló Infobae.

La idea busca promover el uso seguro de los espacios públicos para disfrutar de las salidas de esparcimiento. “La medida tuvo una buena recepción por el Ejecutivo ya que atiende al potencial que tiene la ciudad en relación a los espacios verdes”, indicó.

En Rosario es posible “porque debemos recordar que contamos con 12 metros cuadrados de espacio verde por habitante, cualidad que en su momento la llevó a ser reconocida por el Banco Interamericano de Desarrollo como la más verde de Argentina”, sentenció la concejala.