COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El jueves un  grupo de trabajadores del Hospital Regional se movilizó al Área Programática Sur para reclamar por los allanamientos al personal, y pedir garantías para la continuidad de la campaña de vacunación  sin ser responsabilizados ante cualquier faltante. Este viernes, la situación se volvió a repetir con trabajadores movilizados afuera del Hospital.

El referente de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE), Armando Vargas, manifestó a ADNSUR que "las compañeras han decido no vacunar" hasta tanto no tengan garantías de parte del Área Programática Sur. Según señaló, las trabajadoras cuyos domicilios fueron allanados  “moralmente y psicológicamente no están bien. Hay una negativa de parte de las  compañeras a seguir  vacunando y trabajando así como si nada”.

“Margarita Opazo ha dicho que es una cuestión judicial pero mañana están todas programadas para seguir trabajando. Esto no es así, acá entraron en su intimidad y realmente las compañeras están indignadas. El área programática tiene que dar respuestas”, indicó.

Por su parte, Gladys Díaz, referente de la CTA,  reconoció que los allanamientos son un hecho “gravísimo, porque ningún trabajador de salud esta exento que le ocurra lo que le está sucediendo a las compañeras que las conocemos cotidianamente porque trabajan en los Centros de Atención de Salud Primaria (CAPS)”.

Y afirmó: “La dirección del Hospital Regional debería salir a expedirse y a acompañar a los trabajadores. Todos los trabajadores vamos a acompañar”, mientras señaló que “destrozaron todo como si fueran delincuentes  y son trabajadores”.

Tras la asamblea de trabajadores de la salud, se definió que  "ninguna de ustedes (el personal allanado) puede estar trabajando actualmente ni porque  emocionalmente esta y porque tampoco compete".

Así se definió tras un compromiso de Margarita Opazo, referente del Área Programática, con los trabajadores de que  "hasta que estén contenidas como corresponde" no volverán a trabajar, informó uno de los trabajadores.