COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este miércoles se concretó por videoconferencia la audiencia preliminar en relación al robo agravado del “Locutorio Alcorta”, ocurrido el 19 de septiembre pasado y que tiene como imputados a Santiago Ferrin, Diego Acosta y a Nicolás Méndez.

Las defensas plantearon que se postergue la presente audiencia y que se fije nueva  para ofrecer prueba de descargo; al igual que la fiscal.

Luego la fiscal Rubio solicitó que se mantenga la medida de coerción que pesa sobre los tres imputados hasta la audiencia preliminar, en la misma modalidad que vienen cumpliendo, en base a la existencia de elementos de convicción para tenerlos como probables autores del hecho investigado; y asimismo la existencia de los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

Por su parte, las tres defensas no plantearon objeción y consintieron el mantenimiento de la medida solicitada por la fiscal.

Finalmente, el juez resolvió dictar un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles 10 de febrero de 2021, cuando se reanudará la preliminar; y mantener las medidas de coerción que pesan sobre cada uno de los tres imputados, Santiago Ferrin, Diego Acosta (con prisión preventiva) y a Nicolás Méndez (arresto domiciliario con tobillera electrónica y prohibición de contacto con testigos y víctimas) hasta dicha audiencia.

Robo al Locutorio Alcorta: dictaron cuarto intermedio hasta el 10 de febrero

Presidió la audiencia en forma remota Mariano Nicosia, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hicieron presentes Andrea Rubio, fiscal general y Cristian Olazabal, procurador de fiscalía; en tanto que la defensa de Acosta fue ejercida por Lucía Pettinari, defensora pública; la de Ferrin por Alicia Dramesino y la de Méndez por Guillermo Iglesias, abogados particulares de los mismos. También se encontraban presentes en una sala de la Oficina Judicial las víctimas en el proceso.

EL HECHO 

El hecho investigado ocurrió el 9 de septiembre de 2020, siendo las 09:15 hs. aproximadamente, cuando Diego Ferrin y Santiago Acosta, arribaron a la intersección de las calles Malvinas y Alcorta en un auto y se dirigieron caminando hasta el local comercial “Locutorio Alcorta”, en la calle Figueroa Alcorta y Malvinas.

Ingresaron al local, lugar donde se encontraba atendiendo la víctima, se dirigieron hacia el sector de la caja registradora. Seguidamente Acosta se alejó de ese sector para dirigirse hacia donde se encuentran las heladeras, de donde sustrajo dos botellas de cerveza.

Mientras tanto, Ferrin se dirigió hacia la parte trasera del mostrador, posicionándose al lado de la víctima, donde extrajo de su campera una arma de fuego tipo pistola marca Bersa, calibre 9 mm y le manifestó “dame toda la plata o si no te voy a tirar en la cabeza”, cargando en ese momento el arma de fuego, cayendo al suelo un cartucho a bala punta encamisada de calibre 9mm..

La damnificada le indicó dónde se encontraba el dinero, el cual sustrajo Ferrin y se lo coloco en uno de sus bolsillos, retirándose ambos del lugar con las cervezas y una importante cantidad de dinero en efectivo, dándose a la fuga en el auto. 


Tanto para la comisión del hecho como para los momentos posteriores del mismo, Ferrin y Acosta tuvieron la cooperación esencial de Nicolás Méndez, quien les aporto la información del comercio damnificado, les facilito su arma y el vehículo que esa mañana tenía a su cargo, elementos esenciales para la comisión del hecho; participación que se extendió en el reparto del botín obtenido; toda vez que en el allanamiento practicado el mismo día 19 de septiembre de 2020 en el domicilio donde reside Nicolás Méndez, se procedió a la detención de Ferrin y Acosta, encontrándose presente Méndez, hallándose parte del dinero sustraído, en los bolsillos de Ferrin, de Acosta y de Méndez.

En el domicilio también se secuestró el vehículo Fiat Fiorino oculto en el patio de la vivienda, hallándose en su interior un cargador de 9 mm, marca Bersa con cuatro cartuchos a bala, las prendas de vestir utilizadas en el hecho por Ferrin y asimismo se secuestraron, en uno de los dormitorios de la planta alta, dos armas de fuego, siendo una de ellas una la pistola marca Bersa calibre 9 mm, de la cual Nicolás Méndez es legítimo usuario.

El hecho fue calificado jurídicamente como “robo agravado por el uso de arma de fuego”, en calidad de “coautores” para Ferrin y Acosta; y de “partícipe necesario” para Méndez.