COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Desde el comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio determinado por el Gobierno Nacional, las fábricas manufactureras de tabaco dejaron de producir y no fue un insumo considerado dentro de los esenciales. Eso derivó, luego de casi un mes y medio de cuarentena, en un desabastecimiento casi total.

Sucede que la producción de cigarrillos se frenó el 20 de marzo y a esta altura las empresas fabricantes ya utilizaron todo su stock. Ahora, tras varios pedidos del sector al Gobierno Nacional, a partir del próximo lunes se reactivará el rubro, pero ya advirtieron que la escasez se extenderá a lo largo de todo este mes, ya que es el tiempo necesario para el fabricante de volver a tener disponibilidad para garantizar la correcta distribución a los comercios de todo el país.

Una situación particular se dio en algunos santuarios del "Gauchito Gil", en Comodoro: los fieles advirtieron la falta de cigarrillos que les dejan como ofrenda tradicional. Es que, sin lugar a dudas, la desesperación por no conseguir "un pucho", lleva a estas situaciones extrema. 

Los devotos del "Gauchito Gil" se acercan a estos altares, generalmente ubicados a los costados de las rutas o caminos, prenden una vela, le dejen cigarrillos y bebidas alcohólicas, y hasta le “dan de tomar” algún que otro sorbo antes de pedirle un favor y protección, informó Diario Crónica. 

Foto: Crónica
Foto: Crónica

CIGARRILLOS ARMADOS Y HABANOS

Ante la falta de los cigarrillos industriales, muchos fumadores optaron por comprar tabaco, papelillos y filtros para poder armarse uno más "casero". Es por eso que incrementaron las ventas de los packs de tabaco; si embargo ya por estas horas, tampoco se estaría consiguiendo en Comodoro, aunque muchos deciden comprar por Mercado Libre, por ejemplo. 

Los precios varían entre 150 y 500 pesos el paquete de 25 gramos, que rinde aproximadamente 80 cigarrillos, lo equivalente a 8 diez box. Otros además deciden comprar habanos - si es que consiguen - para desarmarlos y armar una especie de cigarrillo. Sin dudas, la abstinencia ha llevado a situaciones extremas y, al parecer, aún queda varios de desabastecimiento.