RÍO NEGRO (ADNSUR) - Este domingo se derrumbó parte del acantilado entre la bajada de Picoto y El Faro en El Cóndor. Por fortuna sólo provocó un gran susto entre la gente que se encontraba disfrutando de la jornada calurosa.

El desprendimiento de las rocas generó una gran nube de tierra y ante esta situación el Municipio de Viedma alertó sobre el peligro de quedarse debajo del acantilado.

"En este primer fin de semana de funcionamiento del servicio de guardavidas, se registró un derrumbe de acantilado en la zona de Picoto, en el sector no habilitado como balneario, que no causó heridos pero si el rápido accionar y asistencia de las y los guardavidas", afirmó el Municipio en un comunicado.

Al respecto, el titular del área de Defensa Civil, José Encina, indicó que "afortunadamente no se registró ningún herido. Las personas que estaban en esta zona, alcanzaron a salir antes de que se provocará el derrumbe, por eso es que las y los guardavidas municipales intervinieron asistiendo a las vecinas y vecinos".

Este tipo de fenómenos aumentan con la llegada del verano, ya que el viento y las altas temperaturas son un gran generador de derrumbes.

La comuna alertó que es de suma importancia que las y los veraneantes cuenten con información sobre el estado de las mareas ya que en algunos sectores el agua encierra a las personas contra el acantilado. Además, se solicita no acampar al lado de los acantilados, y respetar las señalizaciones de advertencia, al igual que las zonas habilitadas como balneario.

Fuente: Diario Río Negro