El exsecretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, será a partir de ahora un jubilado de la provincia de Santa Cruz, luego que la mayoría de los vocales de la Caja de Previsión Social aprobara este lunes su trámite previsional.

Jaime recibió la noticia de su jubilación en el penal de Ezeiza, donde cumple pena tras haber sido condenado por varios delitos de corrupción, entre ellos el de enriquecimiento ilícito, informó La Nación.

Jaime completó su vida laboral entre Córdoba, Santa Cruz y Buenos Aires, pero fue en la provincia patagónica donde más años realizó aportes según su historial previsional: aportó 16 años, 9 meses y 3 días a la Caja de Previsión Social, y otros 15 años, 2 meses y 21 días a la Anses. De este modo, con 65 años completa los requisitos básicos para acceder al beneficio jubilatorio.

En Santa Cruz, Jaime fue ministro Secretario General de la Gobernación, y luego presidente del Consejo Provincial de Educación (con rango de ministro), cargos que ocupó entre 1991 y 1999. Luego volvió a Córdoba, donde fue viceministro de Educación durante el gobierno de De la Sota, hasta que en 2003 Kirchner lo convocó a la troupe de santacruceños que conformarían su gabinete nacional.

El exfuncionario está alojado en un pabellón con capacidad para 15 reclusos: “Mis días son muy malos, llevo 5 años y 20 días en prisión preventiva”, aseguró Jaime el mes pasado.

Entre 2003 y 2009 manejó los subsidios al transporte en Argentina y estuvo en medio de decenas de casos teñidos de sospechas, como el soterramiento del Sarmiento o el Tren Bala, también fue juzgado por la Tragedia de Once. Compartió la cárcel con el exvicepresidente Amado Boudou, con el exministro Julio De Vido, con José María Nuñez Carmona, con Luis D’Elía, entre otros.

“No me gusta hacer nombres y contar demasiado de mis compañeros de celda, pero acá hemos quedado muy pocos. Son cuatro pabellones y yo estoy en uno para 15 internos”, afirmó.