Verónica Castillo, funcionaria de la Justicia Federal, explicó en diálogo con Periodismo de 10 que lo que impone la Justicia Federal no es una multa sino que se inicia una causa penal, y el dinero que se paga se trata en realidad de una conciliación voluntaria para no avanzar en el juicio penal. Ese monto, que se acuerda entre el infractor y el fiscal -de ser aprobado por la jueza-, es abonado en mercadería para comedores y merenderos, ya que no reciben dinero en efectivo. En general ronda los 8 mil pesos. Así, diferenció esto de la multa que impuso la Municipalidad por ordenanza, y que puede llegar a los $150 mil pesos.

“Cuando a una persona se le confecciona un acta por estar fuera del horario de circulación, provoca que la persona tenga una infracción enmarcada dentro del artículo 105 del Código penal. No es una multa, sino que es en una causa penal”, precisó Verónica Castillo.

Sobre los argumentos que puede esgrimir una persona para ser sobreseída de la causa, explicó que la persona puede declarar que tenía un permiso habilitante y otra posibilidad es que quiera conciliar.

“Esa es la confusión que hay con el tema de la multa, ya que una cosa es la multa municipal por la ordenanza que sacó el Concejo Deliberante, y otra es un modo de resolución de este conflicto que tramita una causa penal y una modalidad para poder solucionarlo, es mediante una conciliación que permite el Código Procesal”, informó.

La funcionaria explicó que la conciliación "no es una multa, ya que es voluntario. Hay personas que hasta tienen explicaciones válidas para dar y quiere cerrar cuanto antes la causa, para que no aparezca nada en el registro de antecedentes penales porque está trabajando o porque está a punto de ingresar a trabajar, o distintos motivos”. 

Esta es una modalidad nueva, vigente hace dos años, para cerrar causas penales para algunos delitos y poder conciliar. El arreglo se hace entre el fiscal y la defensa y si lo acepta, la jueza tiene que aceptar ese acuerdo y no puede cambiar el monto de dinero acordado.

¿CUÁNTO SE DEBE PAGAR?

Ese monto tiene un mínimo de $8 mil pesos, el año pasado había iniciado a partir de 4 mil, luego pasó a 6 y hoy en día a 8, precisó la funcionaria. 

Pero si además de circular fuera del horario establecido a persona está alcoholizada, ahí sí las multas son muy altas, reconoció la funcionaria. Y si la persona es reincidente, puede llegar hasta a 200 o 250 mil pesos.

"Lo que tramita la Justicia Federal es una causa penal, no una multa. Puede tener distintas soluciones. Con algunos se ha llegado a instancias de juicios, porque hay cosas para discutir y la persona no tuvo idea de conciliar, por ejemplo", sostuvo.

LAS CONCILIACIONES 

A continuación, Castillo señaló que se debe andar cerca de las mil conciliaciones, y en el último conteo  -que debe ser hace dos meses aproximadamente- “ llevábamos recaudado cerca de $1.600.000 en donaciones”.

La gente firma la conciliación y por ejemplo, tiene 10 días para traer la mercadería acordada ante la Defensoría

No recibimos plata, sino mercadería. Tenemos distintos comedores, que han ido cambiando a lo largo de este año para poder darles a todos esta posibilidad.

¿SE SIGUEN SECUESTRANDO LOS AUTOS?

Finalmente, la funcionaria de la Justicia Federal recordó que el año pasado se secuestraron muchos autos fuera de horario. "Hicimos mucho hincapié en que la persona no podía usar el transporte público, no quedaba solo el conductor sino toda la familia sin el vehículo. Entrando al frío, era una manera de exponerlos a contagiarse en la calle"

Por eso, la Cámara revirtió estos fallos de secuestros y se liberaron unos 500 autos.

Hoy en día ya no se secuestran vehículos, a no ser que les falte documentación para poder circular o gente que después no pudo acreditar la propiedad del rodado, para poder retirarlo.