Rescató a un bebé que encontró flotando en el agua

NUEVA ZELANDA - En un primer momento le pareció que se trataba de un muñeco, pero todo cambió cuando escuchó un “pequeño grito”. Efectivamente, se trataba de un bebé de 18 meses que, sorprendentemente, flotaba a la deriva en medio del océano Pacífico.

"Pensé que era una muñeca. Incluso cuando lo alcancé y lo agarré por el brazo, todavía pensé que era una muñeca", relató Gus Hutt al New Zeland Herald. "Su cara parecía de porcelana, pero luego soltó un pequeño quejido y pensé: ‘Oh, Dios, esto es un bebé y está vivo’".

"Estaba flotando a un ritmo constante", relató el pescador, que estuvo en el lugar indicado en el momento justo: "Si no hubiera estado allí, o si hubiera llegado un minuto más tarde, no lo habría visto". "Ese nene tuvo mucha suerte, pero no estaba destinado a irse de este mundo; no era su momento", reflexionó.

Al regresar a la orilla con el bebé en brazos le contó a su esposa, Sue, lo que había pasado y entonces ella corrió al campamento para avisar a sus padres. Primero pidió indicaciones a los administradores del camping y, después de que le indicaran dónde estaba la mamá del pequeño, corrió hacia la carpa para avisarle.