CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Unos 2.056 pasajeros llegaron en los últimos días al Aeropuerto de Ezeiza y al puerto de Buenos Aires y permanecen en 19 hoteles preparados por el Gobierno de la Ciudad para iniciar la cuarentena. Allí se los controla para verificar que no estén contagiados con coronavirus​.

La medida rige para todos los residentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que lleguen desde destinos que sean considerados de riesgo por el Ministerio de Salud de CABA. A la vez, hasta las 11 de este viernes ya hicieron el check out 334 pasajeros, todos derivados a sus casas para continuar con el aislamiento obligatorio, detalló Clarín

En ese contexto, se conocieron pedidos de lo más insólitos: desde una pasajera que pidió una habitación que dé al sol para poder sintetizar vitaminas, hasta vegetarianos y veganos tentados por sandwiches de jamón y queso. No faltan quienes piden cerveza por Rappi y los cholulos que saben que Sergio "Chiquito" Romero, el arquero argentino del Manchester United, está en el mismo hotel, pretendiendo un autógrafo. 

Mientras tanto, dos personas que no querían quedarse en Ezeiza para que se los traslade al hotel, se quejaron pateando puertas y terminaron detenidos por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Los hoteles funcionan como edificios de aislamiento extrahospitalario por lo que no hay personal de hotelería brindando ningún tipo de servicio. Quienes asisten a los repatriados son voluntarios de Atención Ciudadana, Educación, Turismo, Desarrollo Económico, entre otras áreas del Gobierno porteño.

Los operativos, que se realizan en conjunto con el Gobierno Nacional, están a cargo del Ministerio de Salud de la Ciudad, el SAME, la Secretaría de Transporte porteña y las policías de la Ciudad, Federal y de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

En este check in atípico, se les asigna una habitación, y se les entrega una nota con las normas de convivencia y recomendaciones de salud. A su vez, cada persona recibe también un kit de aseo y la ropa de cama necesaria. Están garantizados desayuno, merienda, almuerzo y cena, con opciones vegetariana, vegana, kosher o celíaca, si así alguien lo requiere. Según pudo saber Clarín, algunos justo deciden cambiar sus hábitos alimenticios en cuarentena.

El delivery está permitido. Uno de los voluntarios reaccionó cuando le preguntaron: "¿Te puedo pedir hielo para el fernet? Para eso -aclaran desde el Gobierno porteño- no estamos". Tampoco para pedir autógrafos o camisetas firmadas a "Chiquito" Romero, que está alojado en el Cyan Américas Tower.

En ese hotel, en la habitación 409, está Clara Mastronardi. Ella no sólo entiende que esta es la medida más eficaz para asegurar el cumplimiento de la cuarentena, sino que también agradece a quienes la "cuidan". "Gracias por estar acá, ayudándonos, brindándonos tu apoyo y cuidándonos, el tamaño de tu entrega no entra en este hotel", dice el cartel que pegó en la puerta de su cuarto, para los voluntarios.

Además de las comidas y de la limpieza general y de residuos patogénicos, a los repatriados se les brinda provisión y recambio de sábanas y toallas, guantes, barbijos, jabón, champú y alcohol en gel.

Desde el viernes pasado ingresaron pasajeros provenientes de Alemania, España, Brasil, Uruguay, Estados Unidos, Qatar, Emiratos Árabes, Tailandia, México, India, Chile y Panamá. Fueron distribuidos en los hoteles Presidente, Cyan de las Américas y Cyan Americas Tower, Grand View, Deco Recoleta, Ibis Congreso, BA Central, Regente Palace, Facón Grande, Escorial, Panamericano, Ibis Obelisco, Argenta Tower, Sarmiento Palace, Impala, Buenos Aires, Rochester, Luxor y Viasui.

Para el funcionamiento de este sistema, los hoteles privados y sindicales están prestando ayuda al ceder sus instalaciones. El Gobierno de la Ciudad, mientras tanto, se hace responsable del funcionamiento de los servicios del establecimiento y del cumplimiento de los protocolos de salud, detalló Clarín.