A partir de un fallo judicial, los comercios de la empresa Garbarino en Neuquén recibieron el permiso de poder rematar sus productos para que los trabajadores puedan cobrar los salarios adeudados.

Los productos serán ofrecidos por medio de un remate judicial. Hasta entonces quedarán en un depósito bajo el resguardo del gremio de comercio.

Se informó que la Cámara Laboral de Cipolletti dispuso el embargo a solicitud de los trabajadores damnificados y el sindicato de Comercio. Toda la mercadería será trasladada a un depósito y quedará bajo resguardo del gremio.

El abogado que los asiste, Iván Chelia, confirmó la novedad y dijo: "Cuando terminen los juicios, se dispondrá la venta judicial para pagar a los empleados".

La semana pasada, la cadena que en su momento llegó a pelear el liderazgo en el mercado de electrodomésticos, decidió enviar 1800 telegramas de despidos, lo que implicó desprenderse de casi dos tercios de su fuerza laboral. Pero el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por un plazo de quince días hábiles.

Garbarino hoy acumula una deuda cercana a los $10.000 millones con un consorcio de bancos y las principales empresas fabricantes de electrónica y electrodomésticos. Además del pago a sus ex empleados.

La resolución obliga a las partes a poner la situación en suspenso. Así, durante los próximos 15 días el gremio deberá abstenerse de realizar cualquier medida de fuerza u otra acción directa, y Garbarino deberá dejar sin efecto las desvinculaciones.

Érica Salazar, delegada de Empleados de Comercio Zona Oeste (Seoca) y de la sucursal de la cadena en el shopping Plaza Oeste, describió que el viernes pasado “hubo una lluvia de telegramas para todos lados, desde la mañana no paran de llegar. Es ilegal lo que están haciendo. Ayer estuvimos con el ministro Matías Kulfas y esto ya pasó con los compañeros de Compumundo. El Gobierno concuerda que esto es ilegal y ya pedimos la conciliación y la intervención de Trabajo. La situación está muy complicada con Rosales, el dueño de la empresa, que la quiere reflotar con argumentos irrisorios. Él nunca habló con los trabajadores, dijo que iba a mantener todo y no tuvimos más certezas. La compró y luego nos enteramos de que quiere que sea una especie de Mercado Libre”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!