CAPITAL FEDERAL - Los censos -generalmente realizados en los años que terminan en "0"- son una instantánea que no solo mide cuantos habitantes tiene el país sino también cómo viven los argentinos. El último se hizo el 27 de octubre de 2010, el mismo día que murió Néstor Kirchner. La pandemia por coronavirus frenó el operativo previsto para el 2020, y obliga al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos a reformular las mecánicas para su realización durante este año.

En septiembre pasado, el organismo había adelantado que el censo podría realizarse en mayo o noviembre de 2021 en forma online.

Pero INDEC habría definido realizar el censo de población bajo una modalidad mixta, que incluirá cuestionarios online y "barridas" presenciales.

Países como Estados Unidos, el Reino Unido e Italia realizan los relevamientos de esta forma para bajar costos, aprovechar las nuevas tecnologías y acelerar la validación y el procesamiento de datos.

Según explican, todo el operativo comenzará como un “e-Censo”, que no se realizará en un solo día -como los tradicionales-, sino que se extenderá por seis meses. El período propuesto, no confirmado aún, es de noviembre de 2021 a mayo de 2022.

Realizado de la forma tradicional, el censo implicaría movilizar más de 800 mil personas en un sólo día y hubiera costado 15 mil millones de pesos. En los países mencionados antes, el operativo cotiza entre entre US$2 y US$4 por persona por lo que hacen una parte del censo online busca bajar esos costos. Desde el INDEC afirman que en EE.UU. hay un 70% de respuesta online, por caso.

Dentro del INDEC se creó una unidad de coordinación especial orientada a impulsar un operativo digital (e-Censo) de seis meses de extensión con la posibilidad de autoempadronamiento telefónico y eventuales barridos territoriales (sobre todo en áreas rurales, barrios de emergencia y personas en situación de calle). Se usarán además apoyaturas registrales (Renaper, Anses, padrón electoral, registros migratorios y registros de estadísticas vitales, entre otros).

Apuestan a lograr una amplia respuesta online, como se está consiguiendo en el Censo Nacional Económico, pero aseguraron que en caso contrario reforzarán los operativos presenciales. “Al que no contesta lo vamos a ir a buscar”, dijeron.

Se implementará un cuestionario básico y de encuestas anuales a hogares a partir de una muestra móvil para contar con datos censales continuos. La idea es tener una base actualizada y que el censo de población se convierta en un proceso de “gran calibración”.

Para contestar online el cuestionario que prepara el INDEC se necesitarían alrededor de 25 minutos y, ante la falta del censista, habría videos tutoriales en varias de las preguntas que aparecerán en la plataforma online. También se espera poder realizar pruebas con personas ajenas al instituto y luego implementar focus groups para conocer cuál es el nivel de comprensión y entendimiento, y probar la plataforma del e-Censo.

El organismo además contratará el servicio del Correo Argentino, ya que se mandaría una carta con un código único de acceso asociado al domicilio

En 30 días, cuando se haga el anuncio oficial, esperan tener resueltos los detalles que faltan, como cuestiones metodológicas y fechas de los testeos.

Esta forma de relevamiento tiene ciertas ventajas metodológicas, como la posibilidad de vincular e integrar información de base y registral con modelos probabilísticos; implementar el Big Data; complementar datos faltantes por imputación masiva y predictiva a partir de fuentes registrales y mejorar los procedimientos de codificación automática, entre otros.

Con información de La Nación