COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  “Entendemos que es fundamental una revinculación paulatina de las actividades escolares de manera presencial. Como se ha mostrado en estudios anteriores, la dificultad de acceso a internet y dispositivos tecnológicos de un alto porcentaje de la sociedad ha generado una gran dificultad para la continuidad educativa de un alto porcentaje de estudiantes”, fundamentó el informe, bajo el título “Semáforo epidemiológico Municipal. Una herramienta para pensar la vuelta a clases en el contexto COVID-19”.

Vale recordar que en uno de los trabajos anteriores, la ONG verificó que en Chubut hay alrededor de un 20 por ciento de estudiantes sin posibilidades de conectividad.
“Asimismo -añade el análisis sobre posibilidades de reapertura de escuelas-, con los establecimientos educativos cerrados, se presentan los siguientes desafíos: dificultad para desarrollar habilidades digitales autónomamente, falta de un espacio adecuado para el estudio y de disponibilidad de los cuidadores para oficiar de guía docente (problemática que se agrava en el segmento de educación inicial y los primeros grados de primaria). Además, en algunas comunidades, la escuela es un refugio físico, de contención social, especialmente para casos de adicciones y violencia”.

Más de dos años de clases perdidos

Antes de ahondar en el análisis sobre las condiciones epidemiológicas de cada ciudad, el informe añade un dato impactante sobre la cantidad de días perdidos por la pandemia en 2020:
“En cuanto a la evidencia sobre el costo de mantener las escuelas cerradas, por ejemplo Christakis et al (2020) , documentan una pérdida de un tercio de un año de educación asociada a una pérdida de 54 días en promedio. En el caso de Argentina, la pérdida de 9 meses durante ciclo lectivo 2020 significaría 3.5 veces más aquella estimación, alrededor de 1.1 años perdidos de educación”.

En el caso de Chubut, la situación es aún más grave, ya que además del año de pandemia, las clases no se dictan con normalidad desde mediados de 2019, a raíz de la situación de conflicto por los salarios impagos y, antes de esa crisis, por el mal estado de edificios escolares que afectó a muchas escuelas. Otro informe de Argentinos por la Educación detalló que entre 2013 y 2018, en Chubut se perdieron al menos 280 días de clases, sin contar la paralizacion de 2019. 
Así, sumado a la extensa cuarentena 2020, en la provincia se llevan perdidos más de dos años de clases.

¿Pueden reabrir las escuelas en Comodoro?

Para analizar las posibilidades de reabrir escuelas, el Observatorio evaluó la situación epidemiológica de 18 municipios de todo el país, entre los que se contó Comodoro Rivadavia, por ser uno de los que cuenta con datos claros sobre la situación. La ONG evaluó las condiciones de transmisión del virus, además de la relación entre períodos de contagio quincenales, denominada técnicamente como “Razón” (si la división de casos de la segunda quincena sobre la primera arroja un resultado mayor a 1, implica una tendencia creciente); por último, se tomó en cuenta el porcentaje de camas ocupadas en terapia intensiva.
Al momento del análisis, en noviembre de 2020, Comodoro Rivadavia presentaba el siguiente cuadro de situación:
-Nivel de transmisión virus: por transmisión comunitaria.
-Razón de aumento de casos de las últimas dos semanas y las dos anteriores: 1,86 (menos de 0,80 es considerado en baja; de 0,80 hasta 1,20, estable y superior a 1,20, en aumento).
-Porcentaje de ocupación de camas UTI: 56 por ciento. (de 60 a 80 hubiera implicado semáforo amarillo; por encima de 80 por ciento, rojo).
Así, con los dos primeros indicadores en rojo y el último en verde, el resultado final para la urbe petrolera fue de semáforo rojo, es decir, con la recomendación de no reabrir escuelas.

Si bien la ONG no ha actualizado el informe fechado en noviembre, ADNSUR realizó un análisis propio, en base a datos oficiales que permiten proyectar los criterios de aquel análisis. Según los registros del Ministerio de Salud, en los 26 días del mes de enero hubo en el área Comodoro-Rada Tilly un total de 3.696 nuevos casos, según surge de comparar el parte del 26 de enero y el 30 de diciembre último. Esto arrojaría un promedio de contagios de 142,2 casos positivos por día, lo que resulta superior al promedio de noviembre, con 125 positivos por día, según informó esta agencia oportunamente.

Más allá del mayor promedio de casos, es interesante observar lo ocurrido en las últimas dos quincenas, con una tendencia levemente a la baja. Si se compara la cantidad de contagios que hubo en los últimos 15 días, con 1.837 positivos acumulados desde el 11 de enero inclusive, este número es inferior a la quincena anterior, con 2.553 casos acumulados desde el 26 de diciembre hasta el 10 de enero inclusive. De ese modo, la relación entre ambas quincenas es del orden de 0,70, por lo que según el criterio adoptado por el Observatorio, se trataría de una tendencia en baja. Para este factor, el semáforo resultaría verde.

El porcentaje de camas de terapia intensiva continúa ocupado en el orden del 50 por ciento. Lamentablemente el dato estadístico positivo no obedece a una merma de internaciones, sino a la fuerte liberación de camas que produce la mortandad del virus, en particular sobre población de riesgo, mayores de 60 años y con comorbilidades previas, según reconocieron autoridades sanitarias consultadas para este informe. Hecha esta salvedad dolorosa, el semáforo para este indicador también resultaría verde.

Por último, la transmisión comunitaria con predominancia en conglomerado sigue caracterizando a la ciudad, ya que no hubo cambios en su status sanitario, más allá del amasetamietno de las últimas semanas. Para este indicador, el semáforo sería rojo.

Con dos resultados verdes y uno rojo, siguiendo el criterio del Observatorio, el resultado final para Comodoro Rivadavia sería hoy amarillo. Idéntico resultado se verificó en noviembre para la localidad e Chilecito, en cuyo caso la recomendación de Argentinos por la Educación fue la siguiente:

“Su situación epidemiológica indica que estaría lista para una reapertura parcial y escalonada de escuelas”. Fuentes del ámbito sanitario reflexionaron, ante la consulta de cuál sería su recomendación sobre las escuelas: “Probablemente una apertura parcial con 15 chicos por turno, es algo que se deberá analizar, pero sin perder de vista la llegada del otoño, los casos de bronquiolitis que pueden aparecer y los 5 tipos que ya se conocen de mutaciones del virus -indicó uno de los médicos-. Es una situación desesperante: ¿qué podemos hacer, si ya llevamos tres años sin clases en la ciudad?”.