CHACO - La Policía de Chaco efectuó una feroz golpiza a una familia Qom del barrio Banderas Argentinas, en Fontana. Su accionar quedó registrada en un video que rápidamente se viralizó en Twitter. Los efectivos ingresaron a la fuerza al domicilio sin orden de allanamiento y detuvieron a cuatro personas. Según informó la ministra de Seguridad chaqueña Gloria Zalazar todos fueron separados de la Fuerza.

Según informaron medios locales, la golpiza tuvo lugar el domingo a las 4 de la madrugada. Participaron, al menos, 15 policías y llegaron al domicilio buscando a varios jóvenes que habrían apedreado la comisaría, ubicada a cuatro cuadras de allí. Luego de derribar la puerta, golpear a los habitantes de esa casa y amedrentarlos disparando balazos de goma y plomo, se llevaron a la comisaría a dos mujeres y dos varones.

Los familiares denunciaron que los detenidos fueron brutalmente agredidos por el personal policial y que recibieron "tormentos".

Daniel Rolón, dirigente de la comunidad, contó en diálogo con la radio FutuRock que a los detenidos los encerraron en un cuarto oscuro, los golpearon, los rociaron con alcohol y los amenazaron con prenderlos fuego. "Saltaron sobre sus cuerpos al grito de 'indios infectados'", remarcó.

Además, el líder Qom dijo que a las chicas "fueron torturadas y abusadas". El relato de este líder sustentó la denuncia de varias organizaciones de Derechos Humanos.

En la causa intervinieron la Secretaría y la fiscalía de Derechos Humanos del Chaco. La fiscal Liliana Beatriz Irala ordenó que se le realicen análisis médicos a los heridos y pidió que sea remitida copia certificada de la guardia de la comisaría y la identificación del personal policial, reseña TN.

La secretaria de Derechos Humanos y Géneros Silvana Pérez dijo que se está trabajando con equipos multidisciplinarios para darles todas las garantías a los ciudadanos por los hechos denunciados como "tratos crueles y tormentos".

Pasado el mediodía, la ministra Zalazar dijo en conferencia de prensa: "Repudiamos este accionar ilegal, violento y arbitrario por parte de la policía", y aseguró que este procedimiento "nada tiene que ver con el compromiso del Gobierno con el estado de derecho y las garantías de derechos humanos".

La delegada del Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) en esa provincia, Nancy Sotelo también intervino, repudió los hechos y denunció racismo. Además, exigió la intervención de las autoridades para que impulsen una investigación y se identifique y sancione a los involucrados.

"Este procedimiento se da en un contexto de fuerte racismo, en el marco de la pandemia de Covid-19, que ya se venía denunciando desde el INADI", sostuvo la representante del organismo en diálogo con Diario Norte.

Fuente: TN