COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Tanto Luis Paredes como su esposa Gladys Molina están dentro del grupo de riesgo y se encuentran cumpliendo el aislamiento preventivo social y obligatorio que hace más de 40 días dispuso el Gobierno Nacional. Pero este matrimonio lo está haciendo a miles de kilómetros de distancia, y piden ayuda para volver a reunirse.

El motivo que los separó fue un hecho feliz: en Comodoro Rivadavia había nacido su nieto el 5 de marzo, y Gladys viajó a conocerlo. Sin embargo, una vez en esta ciudad, la mujer no pudo regresar a San Rafael

"Fue a la casa de nuestro hijo porque el 5 de marzo nació nuestro nieto y cuando tenía el pasaje en mano para volver se dio lo de la cuarentena: la estamos pasando muy mal", relató Luis, de 65 años, a InfoYa.

Por su parte, Gladys remarcó en comunicación con ese medio que su esposo "Luis es hipertenso y discapacitado, insulino dependiente. Lleva 60 días salir ni al patio y necesito volver urgente a mi casa".

Desde Comodoro, Gladys intentó contratar un traslado particular pero el costo asciende a $30.000 y "es imposible pagar ese dinero, además se me están terminando mis medicamentos y aquí todo sale mucho más caro". "Estoy desesperada, necesito que nos ayuden a volver a casa", expresó.