CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La Justicia secuestró la historia clínica de Diego Maradona en los allanamientos que realizó en la mañana del domingo en dos propiedades del médico que lo atendió en sus últimos días, Leopoldo Luque.

Según trascendió, además los efectivos de la Policía Federal que intervinieron por orden judicial se llevaron notebooks, teléfonos celulares, junto a diversa documentación y recetarios.

Los allanamientos fueron realizados casi en simultáneo en un consultorio del barrio porteño de Belgrano, y en su vivienda de la localidad bonaerense de Adrogué, en el partido de Almirante Brown.

La Justicia intenta determinar, ante la denuncia y sospechas del círculo familiar de Maradona, si estuvo bien medicado y cuidado en las horas previas a su muerte, fundamentalmente desde que abandonó la clínica en la que fue operado.

Según informó TN, Luque estaba en su vivienda al momento del operativo y aunque al principio se molestó y no accedió a ayudar, luego desistió y empezó a colaborar con la pesquisa.