BUENOS AIRES - Durante las últimas horas del miércoles se confirmó un nuevo muerto por coronavirus.  De esta manera suman tres las víctimas fatales desde que comenzó el brote en el país y ascienden a 97 los casos de infectados. A raíz de ello, el presidente Alberto Fernández, se reunirá este jueves con los gobernadores de toda la Argentina y no descarta la posibilidad de decretar una cuarentena para extender el alcance del aislamiento preventivo.

La medida extrema sería como la que se implementó en algunos países de Europa como Italia y España. Pero, ¿qué implica necesariamente entrar en cuarentena?

La cuarentena total implica un control exhaustivo de los espacios públicos para limitar la circulación y evitar una posible propagación del coronavirus. Alberto Fernández diseñó un sistema de contralor que involucra a todas las policías provinciales -incluida la Capital Federal- y el despliegue de las fuerzas de seguridad nacionales (Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal), informó Infobae.

La cuarentena establecerá que la vida cotidiana transcurrirá en los domicilios particulares, que estará garantizado el acceso a la comida para toda la familia, que funcionará el sistema de salud estatal y privado y que se permitirá circular sí -y solo sí- hay un motivo fundado. En caso contrario, se prohibirá abandonar la residencia y transitar los espacios públicos.

“Todos podremos comprar nuestra comida, o ir a la farmacia, y hasta se podrá pasear el perro. Pero salvo estos casos puntuales, todos los argentinos que no estén asignados al sistema montado contra el coronavirus, deberán quedarse en casa. Sí o sí”, explicó a Infobae un miembro del gabinete que participó en todas las deliberaciones que se hicieron para diseñar la cuarentena blindada.

-¿Y cómo van a saber si la persona que salió no está contagiada?-, preguntó este periodista.

-Habrá un férreo control en las calles y una masiva campaña de información y disuasión en los medios de comunicación. La explicación es simple: si salís a la calle, te podés contagiar. Y el coronavirus te puede matar.

Tras la reunión de los gobernadores en la quinta de Olivos, no se descarta que Alberto Fernández grabe una nueva cadena nacional para explicar el sentido y los alcances de la cuarentena blindada. La intención del Presidente es anunciar su duración y su sentido de prevención de la salud pública, ratificar que no faltará la comida y que la violación a la cuarentena será castigada con el máximo rigor legal.

Es fundamental en este tipo de casos no entrar en pánico, y saber que la “cuarentena obligatoria” no es sinónimo de reclusión. De hecho, nada te imposibilita desarrollar algunas actividades, siempre y cuando tomes los recaudos necesarios.

De tomarse la decisión, hay una serie de sectores que no cesan, como es el caso de los sanatorios y hospitales, farmacias, supermercados, estaciones de servicios y medios de comunicación.

Sanatorios y hospitales

Ante el avance de la pandemia, los hospitales y sanatorios, tanto públicos como privados, continuarán prestando servicios no solo para atender las necesidades de quienes presenten síntomas relacionados al coronavirus, sino también para aquellos que por distintas razones deban asistir a los nosocomios de todo el país.

Sin embargo, desde el Gobierno Nacional aseguraron que de no ser necesario, y sobre todo para pacientes de riesgo, se evite la visita al médico.

Farmacias, supermercados y estaciones de servicio

Si durante los días de cuarentena obligatoria debés abastecerte, podés ir a las farmacias y supermercados de tu barrio, siempre y cuando tengas en cuenta las medidas de seguridad pertinentes para evitar el contagio así como también la propagación de la enfermedad.

El poder Ejecutivo desaconseja comprar barbijos si no tenés contacto con personas que hayan regresado a la Argentina tras estar en un país de riesgo.

Las estaciones de servicio, por su parte, continuarán trabajando de igual manera, pero con un servicio reducido para evitar aglomeraciones en sus surtidores.