Desde hace ya mucho tiempo, ante cada crisis económica o movimiento cambiario en el país se oye hablar del Índice Big Mac, un indicador clave para entender la caída económica de la Argentina.

Creado por la revista The Economist en 1995, el indicador permite comparar el poder adquisitivo de distintos países donde se vende la hamburguesa de una popular casa de comidas rápidas.

A través del mismo la publicación mide si la moneda de un país está sub o sobrevaluada según el precio en dólares al que se vende el producto, y este mes de julio se conoció una nueva evaluación global al respecto.

Ante un diagnóstico de muchos economistas que marca que con el tipo de cambio libre a $185 e incluso con el valor del dólar oficial cercano a los $100 la Argentina está "regalada", un diagnóstico al que se suma The Economist.

Según el relevamiento, el peso argentino estará "alineado" con el dolar si el Big Mac cuesta, en dólares, lo mismo en Argentina que en Estados Unidos, siguiendo la teoría de “Paridad de Poder Adquisitivo” desarrollada en el 1800 por el economista sueco Gustav Casel..

De esta manera, en junio el sandwich se podía conseguir en nuestro país por $380, es decir, USD 3,74 dólares en base a la cotización oficial, contra los USD 5,65 que vale en Argentina.

Así, para que los precios se mantengan en un mismo nivel el tipo de cambio debería estar en $67,26, reflejando lo la subvaluación del 30,2% del peso argentino según el índice.

Sin embargo y por el contrario, el dólar subió de manera estrepitosa durante el último mes, marcando que si bien Argentina está "barata", no inspira confianza en el exterior.

Respecto a la situación devaluatoria e inflacionaria del país, The Economist refleja que hace un año el Big Mac costaba 250 pesos, equivalentes a USD 3,51, marcando un aumento anual del 52% en pesos y 6,6% en dólares.

En julio de 2019, por su parte, el valor era $120 y USD 2,87, mientras que hace 5 años se lo conseguía por $50 o 3,35 dólares.

Con información de Infobae.