COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El sol de mediodía comienza a estar cada vez más bajo y las noches empiezan a volverse cada vez más largas. Esto pasa cuando termina el verano y comienza el otoño. En el hemisferio sur, el equinoccio de otoño comenzó este sábado 20 de marzo a las 6:37 hs.

La palabra equinoccio procede del latín y significa «noche igual», lo que hace referencia al día y la noche de aproximadamente 12 horas cada uno y que tienen lugar solamente en los dos equinoccios del año. 

Los equinoccios ocurren dos veces al año y son momentos en los que el día y la noche tienen la misma duración. Todos los planetas del sistema solar experimentan equinoccios. Este fenómeno tiene lugar cuando el sol se encuentra exactamente sobre el ecuador de un planeta. 

SMN Argentina on Twitter

Esta división tan clara en nuestro día de 24 horas está vinculada a la misma razón por la que la Tierra tiene estaciones. El planeta gira en un eje con una inclinación de 23,5 grados respecto a su plano orbital. Esto significa que mientras la Tierra realiza su órbita de 365 días, los hemisferios se inclinan y por lo tanto están más cerca o más lejos de los rayos solares. 

Esto hace que el terminador, o línea divisoria entre la parte diurna y nocturna del planeta, pase por los polos norte y sur del planeta. Este ángulo hace que todo el planeta experimente la misma cantidad de luz y oscuridad durante un día dos veces al año.

Estos fenómenos bianuales se denominan equinoccio vernal y equinoccio otoñal. Junto con los dos solsticios del planeta, los equinoccios marcan el cambio de estación.

CELEBRACIONES 

A través de la historia, diversas culturas alrededor del mundo han celebrado las fechas que representaban un cambio de estación. Un ejemplo destacable es la antigua pirámide maya escalonada conocida como El Castillo, en Chichén Itzá, México. De forma exacta, durante la puesta de sol en los equinoccios de primavera y otoño, la luz solar baña la empinada escalinata de esta construcción en el ángulo justo para crear la espeluznante forma de una serpiente que parece deslizarse a lo largo de esta.

¿SÓLO HAY EQUINOCCIOS EN LA TIERRA? 

Como ya hemos dicho, otros planetas del sistema solar también tienen estaciones y equinoccios, aunque a escalas mucho más extremas. Marte, por ejemplo, tiene una inclinación muy similar a la de la Tierra, por lo que experimenta el mismo tipo de estaciones, pero su distancia del sol implica que un invierno marciano puede llegar a durar la friolera de 154 días. 

Sin embargo, el planeta que sería una pesadilla para cualquier persona que sufra trastorno afectivo estacional (es decir, depresión invernal) es Urano. Su eje tiene una inclinación de aproximadamente 90 grados, lo que en esencia significa que gira sobre un lado durante su órbita de 84 años alrededor del sol. Esto se traduce en interminables inviernos que duran 42 años.

En algunos planetas, las variaciones estacionales pueden incluso alterar la vista de estos objetos celestiales. Durante un equinoccio de Saturno, que ocurre cada 15 años terrestres, el sol brilla justo sobre los famosos anillos del planeta, bañándolos en sombras que revelan su estructura tridimensional.