En un intento por paliar el avance de la pandemia en el territorio, la Provincia de Buenos Aires analizará en los próximos días adelantar las vacaciones de invierno.

En base a un informe publicado por el diario La Nación, el gobierno de Axel Kicillof evalúa anticipar el receso a la primera quincena de julio o la última de junio, para así poder "ganar tiempo" en la restricción de la circulación y acelerar la vacunación de los docentes y el personal auxiliar.

Si bien el propio Kicillof no hizo mención al tema hasta el momento, fue el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien aseguró que la medida "es algo que está sobre la mesa”, pero que cada jurisdicción es libre de fijar su calendario escolar.

La Ciudad de Buenos Aires, además, ya anticipó que analiza anticipar las vacaciones de invierno en junio o los primeros días de julio, pese a contar con un sistema educativo tres veces más pequeño que el de la provincia.

Cabe destacar que un 50 por ciento de los docentes y auxiliares que manifestaron su voluntad de vacunarse en Buenos Aires tiene al menos una dosis aplicada, y la intención del gobierno es completar el esquema lo antes posible. Tal es así que la medida ya fue adelantada en forma extraoficial a algunos de los sindicatos más fuertes a fin de buscar su aval.

“Es una de las posibilidades adelantar el receso a la segunda quincena de junio o la primera quincena de julio”, adelantó Roberto Baradel, del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), a La Nación.

“Lo vemos bien. Es una manera de lograr vacunar a los maestros que aún falta, que son la mitad”, agregó.

Y completó: “No es una decisión educativa. Es una decisión sanitaria”