CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Padres y alumnos se concentraron este viernes frente al Ministerio de Educación nacional para protestar en contra de la suspensión de las clases presenciales decretada por el Gobierno nacional ante el aumento de los contagios de coronavirus.

Los manifestantes, que se acercaron con banderas argentinas y cacerolas, demandaban ser recibidos por el ministro Nicolás Trotta. Entre ellos hubo dirigentes de Juntos por el Cambio, como los legisladores Cristian Ritondo y Maximiliano Ferraro, el ex secretario de Salud nacional, Adolfo Rubinstein.

Muchos portaban carteles con consignas como: “La educación es esencial”; “Quiero ir a la escuela” y “La escuela no se cierra”. También se registraron protestas y sentadas en otros puntos de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y la capital bonaerense, La Plata.

Protestas de padres y alumnos frente al Ministerio de Educación: exigen que no cierren las escuelas 

Además, todas las cámaras de colegios privados se manifestaron en contra de la medida dispuesta por el presidente Alberto Fernández. Consideraron que la decisión no está basada en evidencia y reiteraron que los contagios fueron muy bajos en el aula.

De la manifestación del Palacio Pizzurno participa el actor y militante de Juntos por el Cambio Luis Brandoni: “Vengo para apoyar esta manifestación a favor de la escuela pública, de todas las escuelas, simplemente mi presencia responde a esa necesidad y espero que esa necesidad se pueda resolver”, comentó.

El artista agregó: “Acá estoy, en el Palacio Sarmiento, que le quisieron cambiar el nombre, no es el Palacio Pizzurno, es el Palacio Sarmiento. Espero que puedan volver las clases. Estar acá, toda esta gente, es una manera de esperar que eso se resuelva. Ojalá la pueda resolver la Ciudad y otras provincias”.

Protestas de padres y alumnos frente al Ministerio de Educación: exigen que no cierren las escuelas 

“El proceso decisorio de la suspensión de las clases presenciales fue absolutamente inadecuado. Fue una decisión intempestiva, inconsulta, sin ninguna justificación epidemiológica ni sanitaria. Fue una equivocación profunda del Gobierno y una falta de empatía con la sociedad que sorprende. No hay ninguna justificación, ni siquiera por el transporte público. Hay evidencia científica de que no hay relación. No estoy diciendo que no haya que tener burbujas, tal vez cerrar alguna escuela. Creo que ahora le va a resultar difícil al Gobierno nacional volver para atrás pero creo que en 15 días vamos a tener clases”, dijo Rubinstein.