RUSIA- Los restos de Lenin, líder de la Revolución de 1917, se encuentran embalsamados en un mausoleo en la Plaza Roja de Moscú desde 1924 y en el contexto de la pandemia por el coronavirus, surgió una iniciativa que sacude a Rusia.

El líder del partido ultranacionalista LDPR -una de las fuerzas opositoras- Vladimir Zhirinovsky propuso la idea de vender el cuerpo para pagar los gastos que ocasionó esta delicada situación mundial.

“Hay compradores: China, Vietnam o algún otro tipo de país comunista. El cuerpo está en buen estado, fue momificado hace sólo 96 años”, escribió Zhirinovsky en su perfil de Twitter.

Su idea pareciera estar inspirada en la del empresario francés Stéphane Distinguin, que sugirió vender la pintura de La Mona Lisa por unos 50.000 millones de euros.

El mausoleo, además de su innegable valor histórico, es una gran atracción turística en Moscú. Fue construido en 1930 y es de piedra roja y negra.

Tras el final de la Unión Soviética se ha reabierto varias veces el debate sobre qué hacer con él.

Después de 1.300 años se supo para qué fue construida en un lago de Siberia una fortaleza nunca utilizada

El presidente ruso, Vladimir Putin, es partidario de no innovar: “Al menos mientras tengamos entre nosotros a mucha gente cuyas vivencias sigan vinculadas de algún modo con los logros del periodo soviético".

“Hay gente que cree que Lenin tenía buenas intenciones, que era un idealista, y que su revolución fue traicionada por Stalin, un monstruo”, completó Victor Sebestyen, historiador especializado en Rusia. Hasta ahora no hay adhesiones fuera del círculo de Vladimir Zhirinovsky.

Fuente: Clarín