MÉXICO - El año pasado, las Comisiones Unidas de Procuración de Justicia y de Igualdad de Género del Congreso de la Ciudad de México aprobaron un dictamen único en América Latina: les permitía a menores de edad cambiar de nombre y género realizando una nueva acta de nacimiento, siempre y cuando estén acompañados por uno de sus padres y tengan una entrevista con un juez.

Ahora, allí se busca dar un paso más: eliminar el género de todas las actas de nacimiento. La iniciativa es del diputado Jorge Gaviño, del Partido de la Revolución Democrática, quien expuso su idea en una sesión virtual del Congreso mexicano.

"Lo que se propone es eliminar de las actas de nacimiento la parte correspondiente al sexo de las personas, en virtud de que se trata de uno de los atributos de la personalidad, y cada uno es libre de imponerse el género que mejor satisfaga sus necesidades", aseguró Gaviño.

"El Estado no tiene por qué meterse en esa decisión. Con esto se pretende darle mayor protección a las personas, cuando se lleva a cabo su registro en el Registro Civil y se garantiza la protección de sus derechos humanos. Ha habido ya ciudades en el mundo que lo han seguido con gran éxito", agregó.

"Cada persona y cada familia son libres de determinar el sexo que quieran llevar socialmente, e incluso médicamente y existen miles de personas que han decidido cambiarse el sexo quirúrgicamente", continuó.

Por último, concluyó: "Con la presente iniciativa se pretende quitar el espacio de las actas de nacimiento correspondiente al sexo y se determinarían las controversias sociales sobre el cambio de género de las personas transgénero y se evitaría que el Estado intervenga en ese sentido".

Por lo pronto, la polémica toca varios temas. En la plataforma Change.org circula una petición de las familias con hijos trans en la que le solicitan al Congreso de la Ciudad de México votar la reforma "para que nuestros hijos menores de 18 años puedan tener su acta de nacimiento con su identidad de género reconocida sin tener que pasar por un juicio".

Aleh Ordóñez on Twitter

 

"El juicio actual por el que tenemos que pasar las familias con hijos trans es costoso, largo, patologiza y además es inconstitucional, pues es contrario a derechos humanos. No existe ninguna razón válida por la que haya una diferencia de procedimiento entre personas adultas y personas menores de 18 años", explican desde la Asociación por las Infancias Transgénero.