ALEMANIA - Este viernes el Senado alemán -a pedido del Gobierno federal- prohibió este año la venta de petardos y cohetes antes de Año Nuevo para evitar que haya heridos por la pirotecnia y que éstos saturen los hospitales en plena pandemia de coronavirus.

Este último había solicitado una modificación de la reglamentación sobre fuegos artificiales correspondiente. La prohibición de venta también tiene como fin que la gente no festeje en la calle sin contemplación de la pandemia.

Los primeros ministros de los estados federados y la canciller alemana, Angela Merkel, habían acordado la prohibición el fin de semana pasado y aconsejaron no prender fuegos artificiales para Año Nuevo. Además, habrá una prohibición para el uso de fuegos artificiales en determinados lugares que suele frecuentar el público y que serán definidos por las comunas. 

De acuerdo con una encuesta de la empresa de análisis de datos YouGov encargada por DPA, casi tres cuartos de los alemanes creen que la prohibición de usar fuegos artificiales en Año Nuevo por la pandemia de coronavirus es correcta.

Por su parte, los fabricantes de pirotecnia se quejaron de que por esta medida perderán el 95 por ciento de sus ventas de diciembre.

Fuente: La Nación