CÓRDOBA (ADNSUR) - El Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) trabaja en el desarrollo de un fármaco inyectable con anticuerpos contra el nuevo coronavirus. 

El director de Responsabilidad Social y Comunicación del Laboratorio, Sergio Oviedo, aclaró que no es lo mismo que aplicar plasma. “El plasma es un tratamiento de principios del siglo 20. En aquel tiempo no había forma de purificar los componentes. Con el plasma el paciente también recibe otras proteínas y componentes. Es una desventaja de seguridad biológica”, explicó, según detalla diario La Voz.

Los pacientes recuperados tienen anticuerpos específicos que frenaron y eliminaron al virus del organismo y como esos componentes persisten en la sangre luego de la recuperación pueden aprovecharse. 

A la iniciativa se encuentran asociadas el Ministerio de Salud de la Nación; la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y los institutos de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis).

Para determinar cuáles son estos anticuerpos y la cantidad que hay en cada muestra, Hemoderivados trabajará en conjunto con el laboratorio de Andrea Gamarnik, del Instituto Leloir, que está estudiando este punto.

Hemoderivados tiene varios años de experiencia en el desarrollo de gammaglobulina. Incluso fabrican una con anticuerpos para la hepatitis B. Son la única planta de hemoderivados de América del Sur.

El mayor desafío es generar la logística para conseguir el plasma, tarea que será realizada por el Ministerio de Salud de la Nación.

Oviedo advirtió que no se trata de una vacuna, aunque confía en que el tratamiento tendrá un buen efecto. “Sabemos que una gammaglobulina enriquecida para enfrentar un virus es efectiva, pero no sabemos en qué proporción. No se ha probado en el mundo. Pero además va a depender de la fisiología e inmunología de cada pacientes”, aclaró.

Sobre los tiempos de producción, estimó que el medicamento biológico podría estar disponible en tres meses. Sin embargo, esos tiempos pueden variar según la logística para conseguir la materia prima: el plasma de convalecientes.

Hemoderivados planea realizar una primera producción a partir de cien litros de plasmas. Oviedo explicó que de cada persona recuperada se podrían obtener entre 500 y 750 mililitros de plasma si se utiliza la técnica de plasmaférisis.

En otros países se está analizando si el plasma es efectivo para tratar a los pacientes infectados y otras instituciones y empresas están intentando producir gammaglobulina enriquecida.

Trabajos en emergencia

Más allá de este proyecto, Hemoderivados se encuentra hoy totalmente afectado a la emergencia nacional sanitaria.Están centrados en cuatro prioridades para atacar el virus: albumina, un expansor para el tratamiento de la etapa crítica del Covid-19 y en terapia intensiva; gammaglobulina endovenosa; gammaglobulina intermuscular y dexametasona inyectable.

Procesan más de 150 mil kilos de plasma humano por año, tanto de Argentina como de otros países con los que mantiene convenios de intercambio y cooperación, que son destinados a la elaboración de medicamentos para las naciones asociadas, y el excedente se comercializa a distintos mercados a bajo precio.